Inicio

Acerca de AI

Art´┐Żculos

Investigaciones

Multimedia

Donaciones

 

 

 

 

 

AI | Alerta 360 Internacional

LUCHANDO CONTRA LA DESINFORMACI´┐ŻN

 

 

 

 

 

 

 
 

 NUESTRAMISI´┐ŻN >

´┐Ż Luchar contra la total impunidad que otorga la desinformaci´┐Żn.

´┐Ż Promover debates positivos.

´┐Ż Alertar crisis.

ALERTAOBRAS >

 

 El Terror Rojo

´┐Ż  Le´┐Żn Trotsky | (1879-1940)
´┐Ż
  Estonia | (1940-1991)

´┐Ż  Azerbaiy´┐Żn | (1920 - 1990)

´┐Ż  Guinea E. | (1968 - hoy)

´┐Ż  Albania | (1944 - 1991)

´┐Ż  Mongolia | (1924 - 1990)
´┐Ż  Deportaciones | (Parte I)

 

 ALERTAMUNDO >

 

´┐Ż Europa

´┐Ż Asia

´┐Ż ´┐Żfrica

´┐Ż Am´┐Żrica

 ALERTAINTERNACIONAL >

 

´┐Ż Investigaciones

´┐Ż Testimonios y relatos

´┐Ż Biograf´┐Żas

´┐Ż Art´┐Żculos

´┐Ż Citas

´┐Ż Glosario
´┐Ż Lecturas

´┐Ż Multimedia

´┐Ż Bibliograf´┐Ża
´┐Ż Documentos

  ALERTACONTACTO >

 

´┐Ż ´┐Żnase a AI360 hoy

 
´┐Ż Escr´┐Żbanos
 

´┐Ż Mapa del sitio

 

´┐Ż S´┐Żganos en:

 

Facebook

Twitter

 
ALERTAIDEA

DONACIONES

Su aporte en dinero, trabajo o contactos es FUNDAMENTAL para continuar luchando.

Toda cooperaci´┐Żn es ´┐Żtil.

   

Aporte ahora

   

 

myspace live counter
 

 

 
   
   
 

 

EL TERROR ROJO

 

 

INVESTIGACIONES | Alerta Internacional

 

Deportaciones: el crimen desconocido

(Parte I: La era estalinista)
Por Cynthia Caden
´┐Żltima modificaci´┐Żn: 03 de diciembre de 2009 | Descargar completo en formato PDF

 

Tabla de contenidos
1. Definiciones
2. El verdadero rostro de las deportaciones
3. Las v´┐Żctimas
4. Cronolog´┐Ża de deportaciones
5. Los alemanes, un cap´┐Żtulo aparte
6. Conclusi´┐Żn

7. Bibliograf´┐Ża relacionada

 
  1  2  3  4  5  6  7 


El verdadero rostro de las deportaciones

 

Muchos han escuchado hablar siquiera alguna vez de lo que signific´┐Ż para los jud´┐Żos la violencia de la deportaci´┐Żn perpetrada por los nazis, a trav´┐Żs de relatos, pel´┐Żculas y denuncias. Pocos, sin embargo, conocen su multitudinario y cruel paralelo en mano de los comunistas.  

 

Un buen relato de lo que se trataban estas deportaciones lo ofrece el libro ´┐ŻExiliado a Siberia´┐Ż[1], donde se relatan los sucesos biogr´┐Żficos de la experiencia de un ni´┐Żo polaco, Henryk (Hank) Birecki, a quien el autor conoci´┐Ż personalmente 25 a´┐Żos antes de poder escribir sobre lo ocurrido[2]. En el cap´┐Żtulo seleccionado podemos apreciar las caracter´┐Żsticas de la preparaci´┐Żn e implementaci´┐Żn del traslado del pueblo polaco y el caso espec´┐Żfico de una familia.

 

Esto mismo, con muy ligeras variaciones locales, se sufri´┐Ż en todas las naciones de la ´┐Żrbita sovi´┐Żtica en los veinte a´┐Żos de mayor virulencia a los que nos dedicamos en el presente trabajo.

 

Aqu´┐Ż reproducimos un cap´┐Żtulo, al que hemos agregado explicaciones suplementarias de otros pa´┐Żses que demuestran haber sufrido exactamente lo mismo y aclaraciones del funcionamiento de la metodolog´┐Ża implementada:

 

"Tienen media hora..."

 

´┐ŻTras unos pocos meses los sovi´┐Żticos comenzaron una deportaci´┐Żn sistem´┐Żtica de los locales, predominantemente polacos, gente que eran familiares de los considerados "elementos antisovi´┐Żticos". Llamados spetspieresedlentsy, "colonos especialmente transferidos", que eran deportados en virtud de una decisi´┐Żn administrativa secreta.

 

Jan T. Gross en su libro sobre la conquista sovi´┐Żtica de esas tierras polacas del este escribi´┐Ż que a diferencia de los prisioneros sentenciados por una corte, estas familias no comparecieron ante ning´┐Żn tribunal de sentencia ni fueron informadas por ning´┐Żn procedimiento administrativo en su contra. En su lugar, fueron sometidas a un procedimiento secreto y no se les dieron razones por su deportaci´┐Żn ni se les puso ante una corte. Estos spetspieresedlentsy no "necesitaban trabajo correccional". Su selecci´┐Żn puede resumirse en una sola frase: "Quien no est´┐Ż con nosotros, est´┐Ż contra nosotros".

 

Las deportaciones procedieron bajo directrices y protocolos bien probados, previamente preparados. Su organizador jefe y administrador era el General Ivan Serov, un Vice-Ministro de Seguridad P´┐Żblica. Tras la retirada alemana de la Uni´┐Żn Sovi´┐Żtica en 1943, el General Serov supervis´┐Ż las deportaciones de kazajos, uzbekos y chechenos sospechosos de haber colaborado con las tropas alemanas. Fue condecorado, llegar´┐Ża a ser cabeza de la KGB, sobrevivi´┐Ż al r´┐Żgimen de Stalin y muri´┐Ż pac´┐Żficamente en su dacha[3]. Dos de sus subordinados inmediatos fueron ejecutados, sin embargo, despu´┐Żs de la era de Stalin.

 

Las deportaciones llegaron en olas e incluyeron familias enteras. La primera ola, el 10 de febrero de 1940, tom´┐Ż a las familias de l´┐Żderes pol´┐Żticos, polic´┐Żas y guardias fronterizos. En abril de 1940, el antiguo personal del ej´┐Żrcito y trabajadores de gobierno fueron los siguientes. En junio del mismo a´┐Żo, trabajadores de cuello blanco, gente que disgustaba a los sovi´┐Żticos, y aquellos que hab´┐Żan huido de Polonia occidental[4] y que no eran nativos del territorio ocupado por los sovi´┐Żticos, fueron deportados. Unos pocos empresarios jud´┐Żos y sus familias recibieron un indulto, pero s´┐Żlo durar´┐Ża hasta inicios de 1941.

 

El prop´┐Żsito y procedimientos de las deportaciones eran siempre los mismos. Anita Paschwa-Kozicka, una hu´┐Żrfana polaca que fue deportada de ni´┐Ża, lleg´┐Ż a Estados Unidos v´┐Ża Colonia Santa Rosa en M´┐Żxico, visit´┐Ż Tbilisi en la Uni´┐Żn Sovi´┐Żtica en 1989. Escribi´┐Ż en su libro "Mi lucha por la libertad": "He encontrado a muchos polacos viviendo all´┐Ż. Aquellos eran la gente que vino de Siberia [en el tiempo de la amnist´┐Ża], pero quedaron atascados en Rusia cuando Stalin cerr´┐Ż las fronteras a los refugiados polacos despu´┐Żs de que hab´┐Żamos sido enviados a Ir´┐Żn".

 

Sin excepci´┐Żn la ronda llegaba temprano en la ma´┐Żana con ese ominoso golpe en la puerta y la orden "Otkroite!" ("´┐ŻAbran!"). En frente de la puerta hab´┐Ża soldados del Ej´┐Żrcito Rojo y un oficial civil con una lista preparada por colaboradores locales[5]. "´┐ŻTienen media hora para reunir sus cosas!", ordenaba el oficial. Para la mayor´┐Ża era una despedida de su hogar para siempre.

 

Luego ven´┐Ża un carro, un trineo, o un cami´┐Żn, y un transporte r´┐Żpido hasta la estaci´┐Żn de trenes m´┐Żs cercana[6]. Los deportados eran subidos a vagones de ganado[7] con peque´┐Żas ventanas altas con barrotes, y las puertas eran cerradas desde afuera. Con suerte la instalaci´┐Żn sanitaria era un cubo, pero usualmente s´┐Żlo hab´┐Ża un agujero en el suelo. Algunos eran suficientemente afortunados para tener literas de madera en sus vagones. La mayor´┐Ża de las veces, sin embargo, ten´┐Żan que dormir entre sus paquetes en el suelo sucio. Algunos eran incluso m´┐Żs afortunados; sus vagones ten´┐Żan una peque´┐Ża estufa para la cual recib´┐Żan ocasionalmente una miseria de carb´┐Żn. Pero la mayor´┐Ża s´┐Żlo pod´┐Ża agruparse y tratar de compartir su calor corporal con el de sus compa´┐Żeros prisioneros. Encerrados adentro, cincuenta a ochenta personas en cada vag´┐Żn, esperaban a veces por d´┐Żas hasta que el tren estaba totalmente ensamblado. Viajaban por semanas a un destino desconocido sin alivio del hacinamiento, sin posibilidad de lavarse o estirar sus piernas. Su nutrici´┐Żn diaria era un trozo de pan y un taz´┐Żn de sopa aguada de repollo[8].

 

Bas´┐Żndose en los archivos de General Sikorski se ha descrito a los trenes y el proceso de entrenamiento en "El lado oscuro de la luna" de la siguiente forma:

 

"Los trenes eran muy largos, y parec´┐Żan tambi´┐Żn extraordinariamente altos. Lo ´┐Żltimo era porque estaban sobre plataformas, y todo el tren era visto desde el nivel del suelo. M´┐Żs tarde, algunos trenes polacos tambi´┐Żn fueron empleados, pero los primeros eran todos t´┐Żpicamente trenes rusos tra´┐Żdos para este prop´┐Żsito; de color verde oscuro con puertas que se un´┐Żan en la mitad de vagones como cajas, como lo hacen en los vagones del metro. En cada uno de esos vagones, muy altos, justo debajo del techo hab´┐Ża dos diminutos rect´┐Żngulos rallados, las ´┐Żnicas ventanas y los ´┐Żnicos espacios por los que pod´┐Ża entrar aire o luz una vez que las puertas eran cerradas. La gran longitud de los trenes en espera y en parte fuera de la vista, era en s´┐Ż mismo terror´┐Żfico para la imaginaci´┐Żn. Aquellos que ser´┐Żan deportados eran tra´┐Żdos a las estaciones fuertemente vigiladas. La mayor parte subi´┐Ż a carros blindados, pero tambi´┐Żn, cuando estos se agotaron, subieron a trineos y carros peque´┐Żos de campo con forma de carretas, normalmente utilizados para el acarreo de esti´┐Żrcol.

 

Los techos de los vagones ten´┐Żan nieve fresca apilada pero el suelo estaba pisoteado y sucio. Los trenes, tras haber subido, con frecuencia se quedaban all´┐Ż por d´┐Żas antes de partir, y las v´┐Żas en que se encontraban quedaban llenas de excremento y amarillas y pantanosas de la orina que corr´┐Ża fuera de los pisos. Contra un fondo blanco, las siluetas de los soldados NKVD eran estrafalarias... Cada soldado llevaba una bayoneta fija a la punta de su rifle. Inmensas multitudes de gente se balanceaban hacia adelante y hacia atr´┐Żs... Las familias eran rotas todo el tiempo, maridos y esposas separados, ni´┐Żos empujados a una parte del tren mientras sus padres eran empujados a otra"[9].

 

Uno cada diez mor´┐Ża en el camino, primero los ancianos y luego los enfermos, despu´┐Żs los beb´┐Żs lactantes. Los muertos eran arrojados fuera de los vagones cuando el tren se deten´┐Ża; si el clima lo permit´┐Ża a veces eran enterrados apresuradamente en la tierra. Sus familias nunca ten´┐Żan la posibilidad de enterrar a sus seres queridos.

 

Las memorias de sobrevivientes y miles de informes en archivos alrededor del mundo han testificado esta destrucci´┐Żn sistem´┐Żtica y planificada de la poblaci´┐Żn polaca. Los l´┐Żderes pol´┐Żticos y militares, otros representantes del estado polaco, maestros y muchos miembros del clero fueron inmediatamente arrestados cuando llegaron los sovi´┐Żticos. Los oficiales pol´┐Żticos que acompa´┐Żaban al Ej´┐Żrcito Rojo llevaron con ellos listas de nombres que hab´┐Żan preparado por adelantado.

 

Aquellos arrestados eran tratados y condenados al vasto Archipi´┐Żlago Gulag, a menos que fuesen ejecutados por decreto, simplemente disparados en sus celdas, o muriesen en marchas de la muerte delante de las tropas alemanas que avanzaban en 1941. Otras v´┐Żctimas fueron disparadas en la nuca, como los oficiales polacos de Katyn.

 

La masa de soldados polacos tomados como prisioneros de guerra, como las familias deportadas, eran sometidos a una hambruna planificada. Mientras estaba a´┐Żn en casa, Hank vio a los soldados polacos demacrados construyendo caminos. ´┐Żl y su madre trataron de ayudarlos cuanto pudieron. Hank, su familia, y miles de otros pronto experimentar´┐Żan tambi´┐Żn el hambre. El insuficiente suministro de comida para los deportados durante su transporte no puede explicarse por pobre organizaci´┐Żn. Sus raciones hab´┐Żan sido fijadas bastante por adelantado como todo lo dem´┐Żs: el equipamiento, los trenes y el personal requerido. En su destino los refugios p´┐Żsimos y la falta de provisiones adecuadas dieron la bienvenida a los deportados.

 

Jan T. Gross observ´┐Ż que "la sustancia de su experiencia era la lucha por la supervivencia. Morir de fr´┐Żo, excesivo calor, hambre, sed, infestaciones, aire viciado, suciedad o diarrea toma tiempo y hace sucumbir a la gente por etapas, mientras luchan. Algunos sufren m´┐Żs, otros menos, dependiendo del clima, y de lo que el grupo que los atrap´┐Ż les permiti´┐Ż traer de su hogar. Por ´┐Żltimo, a la muerte para algunos se sumaba el tormento de muchos y la mera incomodidad de unos pocos felices. Los deportados eran torturados en serio; eran verdaderamente destrozados".

 

Era temprano en la ma´┐Żana del 10 de febrero de 1940, y todav´┐Ża estaba oscuro afuera. La madre de Hank respondi´┐Ż a los golpes en la puerta. Dos soldados rusos con bayonetas fijas y un hombre con aspecto de funcionario vestido de civil estaban en la puerta. Se abrieron camino junto a ella y ordenaron: "´┐ŻEntren en la cocina!". El oficial ten´┐Ża una lista compilada por simpatizantes sovi´┐Żticos locales. Ley´┐Ż sus nombres: el de la madre de Hank, el de Hank y el de su hermana.

 

"Re´┐Żnan lo que puedan cargar. Est´┐Żn listos en media hora", orden´┐Ż.

 

"Usted no est´┐Ż en la lista. Se puede quedar", dijo a la abuela de Hank.

 

"Ir´┐Ż con ellos", respondi´┐Ż ella.

 

La abuela de Hank no estaba sorprendida. Desde esa ma´┐Żana cuando, de pie en su cocina, el oficial ruso hab´┐Ża dicho a la madre de Hank "mejor al´┐Żjese", su abuela sab´┐Ża qu´┐Ż esperar. Como mujer joven durante el reino del ´┐Żltimo zar, hab´┐Ża escuchado sobre transportes y exilio, sobre el golpe en la puerta bajo el amparo de la oscuridad y los largos viajes a alg´┐Żn lugar en Siberia. Ocasionalmente alguien regresaba despu´┐Żs de a´┐Żos de exilio. Ella cre´┐Ża firmemente en que Dios la proteger´┐Ża. Gracias a su sentido pr´┐Żctico y su habilidad para concentrarse en la tarea a mano siempre supo qu´┐Ż hacer en un tiempo de crisis. Casi instintivamente supo c´┐Żmo actuar, no agresivamente, no como una luchadora, sino con un ingenio que la volv´┐Ża consciente de las necesidades y oportunidades ofrecidas por una ocasi´┐Żn dada y aplicada a las demandas de la situaci´┐Żn. En otras palabras, ella se hizo cargo.

 

Se dijo a los ni´┐Żos que se vistieran r´┐Żpido y tan abrigadamente como fuese posible. Le dijo a la madre de Hank qu´┐Ż empacar: ropas, ropa de cama y toda la comida que pudieran cargar. La madre de Hank sigui´┐Ż sus instrucciones mec´┐Żnicamente. Ella extendi´┐Ż una s´┐Żbana en la que echaban todo. Dej´┐Ż las almohadas atr´┐Żs: ropa y utensilios de cocina eran m´┐Żs importantes.

 

Su abuela tom´┐Ż el molino de caf´┐Ż. Aunque no esperaba que hubiese ning´┐Żn caf´┐Ż para moler, sab´┐Ża que le encontrar´┐Ża un uso. Envolvieron el pan que ten´┐Żan reci´┐Żn horneado para la siguiente semana; ya no ten´┐Żan carne, y las patatas o productos enlatados eran demasiado pesados para cargarlos. No hab´┐Ża lugar ni tiempo para lo no esencial, pero tomaron consigo unas pocas fotograf´┐Żas. Hank trajo su libro favorito sobre la naturaleza y su reloj de pulsera. ´┐ŻSu libreta de ahorros? No, no hab´┐Ża necesidad de ella, aunque todav´┐Ża ten´┐Ża 38 zloty en su cuenta. Su hermana se sent´┐Ż en una silla en la cocina llorando silenciosamente. Todo esto ocurr´┐Ża bajo los ojos de los soldados rusos. Estaban de pie y observaban; ninguno de los soldados ofreci´┐Ż ayuda, pero de vez en cuando uno dec´┐Ża: "Lleven lo que necesiten, pero lleven s´┐Żlo lo que puedan cargar".

 

Hank sali´┐Ż furtivamente. Los guardias no le prestaron ninguna atenci´┐Żn. Quer´┐Ża decir adi´┐Żs a una ni´┐Ża de al lado, una compa´┐Żera del colegio. Era una de siete ni´┐Żos en la familia, ten´┐Ża la espalda muy deformada y Hank siempre la ayudaba con particular afecto. Como hab´┐Ża hecho muchas veces antes, se arrastr´┐Ż a trav´┐Żs de un agujero en la valla y pas´┐Ż unos pocos arbustos para llegar a su casa. Pero la casa estaba oscura y nadie respondi´┐Ż a su llamado. "Podr´┐Ża huir y esconderme como pap´┐Ż", pens´┐Ż Hank, pero sinti´┐Ż que no pod´┐Ża dejar a su madre o hermana. Y entonces regres´┐Ż a casa.

 

Media hora es un corto tiempo en el cual reunir lo necesario y despedirse del hogar. Pronto ruedas crujientes y el ruido de cascos se aproximaron a su casa, luego se detuvieron repentinamente. Un caballo resopl´┐Ż. Los soldados les dijeron que tomaran sus cosas y dejaran la casa. Afuera oyeron sollozos y lamentos tenues. Un ni´┐Żo peque´┐Żo estaba llorando. En frente de la casa se encontraba un carro tirado por caballos, requisado de un granjero cercano. Dos familias ya estaban sobre ´┐Żl. Los soldados ayudaron a Hank y su familia a subirse al carro y arrojaron sus paquetes despu´┐Żs de ellos.

 

Cuando el carro comenz´┐Ż a andar Hank mir´┐Ż atr´┐Żs hacia su casa. Quiz´┐Żs alg´┐Żn d´┐Ża podr´┐Ża regresar. Esper´┐Ż que los vecinos orde´┐Żaran a la vaca.

 

El viaje a la estaci´┐Żn de trenes fue corto. Su carro rod´┐Ż por una rampa, se sacudi´┐Ż y golpe´┐Ż a trav´┐Żs de las v´┐Żas y se detuvo en el lado m´┐Żs apartado. Un largo tren de vagones de carga estaba custodiado por soldados armados. Hicieron que Hank y su familia subieran en uno de los vagones con sus paquetes de ropas y ropa de cama. Bastante gente hab´┐Ża llegado antes que ellos. La mayor´┐Ża se sentaba silenciosamente sobre sus pertenencias, algunos miraban al suelo, otros sollozaban. Algunos pocos lloraban y continuaron por un tiempo, pero pronto se quedaron silenciosos tambi´┐Żn.

 

Hank y su familia pusieron sus cosas en una esquina vac´┐Ża y se sentaron encima. Su hermana enterr´┐Ż su rostro entre los pliegues de la chaqueta de su madre. Nadie habl´┐Ż. Aquellos que llegaron despu´┐Żs ten´┐Żan que arreglarse con un espacio abierto en el centro. Eventualmente 78 de ellos se hacinaron juntos en el vag´┐Żn de carga sin espacio sobrante. Excepto dos ancianos de Busk, todos eran mujeres y ni´┐Żos. Uno de los hombres era un maquinista, el otro, un fabricante de herramientas. No hab´┐Ża literas ni paja. Alguien sac´┐Ż un hacha y comenz´┐Ż a abrir un agujero en el suelo. Necesitaban un retrete. Al comienzo la gente volv´┐Ża las espaldas cuando alguien ten´┐Ża que usarlo, pero a medida que pasaba el tiempo una mirada perdida en la distancia prove´┐Ża al menos una apariencia de privacidad. Ese fue s´┐Żlo el primer paso en la continua degradaci´┐Żn de sus vidas.

 

Cuando los carros de carga estuvieron llenos con el n´┐Żmero designado de personas, la puerta fue cerrada de un golpe y trabada con una barra de hierro desde afuera. Esto defini´┐Ż al resto del d´┐Ża para los cautivos.

 

"El golpe de la puerta cerr´┐Żndose y el sonido met´┐Żlico de la barra al caer en su lugar fue el sonido m´┐Żs terrible. Todos gritamos", recordar´┐Ża Hank v´┐Żvidamente.

 

Su espantoso d´┐Ża hab´┐Ża comenzado con los gritos y el fuerte golpe en la puerta antes del amanecer. Ahora hab´┐Ża terminado as´┐Ż; a pesar de que la luz del d´┐Ża a´┐Żn se filtraba a trav´┐Żs de la ventana peque´┐Ża, rallada, que era su ´┐Żnica conexi´┐Żn con el mundo exterior.

 

Eran prisioneros. La afrenta y la injusticia de todo esto afectaron a Hank. Lo pusieron furioso. M´┐Żs tarde, cuando alguien le ped´┐Ża que identificara el momento en que se hizo consciente de su odio por los sovi´┐Żticos, escoger´┐Ża ese preciso momento.

 

Por tres d´┐Żas el tren de Hank se quedar´┐Ża en la estaci´┐Żn esperando que se alcanzara su cuota de prisioneros. Por tres d´┐Żas no recibieron ni comida ni agua. Escuchaban a otra gente llegar y vieron a algunos de ellos a trav´┐Żs de la peque´┐Ża ventana; escucharon otras puertas de vagones cerr´┐Żndose. De vez en cuando otro vag´┐Żn se a´┐Żad´┐Ża al tren y una sacudida los sacaba de su aturdimiento.

 

En una ocasi´┐Żn una voz de mujer llam´┐Ż desde afuera y una mujer joven en el vag´┐Żn se puso de pie y pas´┐Ż a su reci´┐Żn nacido a trav´┐Żs de la ventana de barrotes[10]. El beb´┐Ż era tan peque´┐Żo como para pasar a trav´┐Żs del espacio entre dos barras de hierro. Hank entrevi´┐Ż a una mujer corriendo a trav´┐Żs del campo con el beb´┐Ż en sus brazos. Entonces alguien lo apart´┐Ż y le cubri´┐Ż los ojos. Escuch´┐Ż gritos, luego un disparo. Pronto el beb´┐Ż fue pasado nuevamente a trav´┐Żs de las barras a su madre. Hank no recuerda el tiempo que sobrevivi´┐Ż. Su hermana, entonces de cinco a´┐Żos de edad, ser´┐Ża una de los ni´┐Żos m´┐Żs peque´┐Żos en su grupo que dejar´┐Ża viva la Rusia Sovi´┐Żtica. Y ella estaba lejos de ser la ni´┐Ża m´┐Żs joven en ese tren.

 

Finalmente el tren comenz´┐Ż a andar. ´┐ŻHacia d´┐Żnde? Nadie les dijo. ´┐ŻPor cu´┐Żnto tiempo? Nadie sab´┐Ża, y los guardias no respond´┐Żan ninguna pregunta. Sentados o de pie, a´┐Żn estaban atontados por el cambio repentino en sus vidas. La negaci´┐Żn no era posible, aunque algunos habr´┐Żn intentado consolarse pensando que esto ser´┐Ża un mal sue´┐Żo del cual pronto se despertar´┐Żan. El balanceo del vag´┐Żn en movimiento, el golpe r´┐Żtmico de las ruedas, los sonidos y olores de sus ocupantes, la imposibilidad de estirar los miembros entumecidos sin amontonarse con el vecino, forzaban la realidad de su situaci´┐Żn en su consciencia a cada paso. ´┐ŻQu´┐Ż les pasar´┐Ża? Cruzaban muy pocas palabras entre ellos.

 

Su nuevo entorno aterroriz´┐Ż a Hank. Se sinti´┐Ż perdido. Extra´┐Żaba a su padre. ´┐ŻA d´┐Żnde habr´┐Ża ido? Pensar en ´┐Żl llenaba a Hank de aprensi´┐Żn y miedo.

 

Pronto tambi´┐Żn lleg´┐Ż la muerte. Se desliz´┐Ż con los gemidos de los enfermos y se qued´┐Ż con ellos a trav´┐Żs de su lucha final por respirar. Cubriendo los ojos de Hank con sus manos o sus abrigos, su madre o abuela trataban de protegerlo lo m´┐Żs posible de la muerte y los moribundos y de ver a los soldados sacando los cuerpos. Pero no pod´┐Żan cerrar sus o´┐Żdos a los sollozos, el llanto y las oraciones de la familia de los fallecidos. Hank pronto tuvo consciencia de que la muerte ser´┐Ża su compa´┐Ż´┐Ża constante. Esto s´┐Żlo profundiz´┐Ż su preocupaci´┐Żn por su padre. Su hermana permaneci´┐Ż silenciosa y continu´┐Ż escondiendo su rostro en el abrigo de su madre o su abuela. Su madre trat´┐Ż de mantener la compostura, pero las l´┐Żgrimas en sus ojos mostraban su tristeza, una tristeza que Hank no pod´┐Ża evitar pero notaba. Dando palabras a su desesperaci´┐Żn, muchos dijeron: "Esto es el fin. No tenemos salida". La abuela de Hank estaba aparte. Ella era la excepci´┐Żn. Era su roca. "Recemos para pasar por esto", dec´┐Ża.

 

Primero se comieron lo que hab´┐Żan tra´┐Żdo, hasta detenerse en Kiey, tras cuatro d´┐Żas de viaje y a unas 250 millas al este, donde les dieron comida: una sopa liviana que conten´┐Ża unas pocas hojas de col, una pieza de patata aqu´┐Ż y all´┐Ż, y un poquito de cebada. Tambi´┐Żn les dieron una peque´┐Ża pieza de pan grueso y pesado. El tren se hab´┐Ża detenido en la v´┐Ża. Cuando las puertas se abrieron vieron las c´┐Żpulas de una iglesia ortodoxa. Muchos empezaron a llorar, otros rezaron. Algunos comenzaron a cantar un salmo y pronto todos se unieron.

 

Desde entonces, cada ma´┐Żana y cada noche se deten´┐Ża el tren, las puertas eran destrabadas, se porcionaba la sopa aguada con un peque´┐Żo pan y agua, y los guardias sacaban los cuerpos de los que hab´┐Żan muerto desde la ´┐Żltima parada. El hambre y la muerte eran constantes, pero peor todav´┐Ża era la incertidumbre y la preocupaci´┐Żn por el futuro.

 

Con fr´┐Żo, hambre y casi asfixiados por el olor de los cuerpos sin lavar, transcurri´┐Ż d´┐Ża tras d´┐Ża, mon´┐Żtonamente, a trav´┐Żs de las tierras llanas de Rusia oriental. En una ocasi´┐Żn alguien dijo: "Hemos cruzado el Volga". M´┐Żs tarde vieron monta´┐Żas. A´┐Żn despu´┐Żs el tren pas´┐Ż a trav´┐Żs de una interminable extensi´┐Żn de bosques. Pocos prestaron atenci´┐Żn, adormecidos a su entorno, insensibles al tiempo. Gracias al esp´┐Żritu de resistencia de su abuela y su propio sentido creciente de resistencia, de aventura incluso, en la profundidad de su alma Hank estaba convencido de que Dios cuidar´┐Ża de ´┐Żl y que alg´┐Żn d´┐Ża podr´┐Ża salir de Rusia. A medida que la convicci´┐Żn se profundizaba, el miedo lo abandonaba. "No hay nada m´┐Żs que temer. Ya se han llevado todo. No hay nada que puedan hacerme", se dec´┐Ża a s´┐Ż mismo.

 

´┐ŻHab´┐Żan viajado dos semanas? ´┐ŻO tres? ´┐ŻEra el fin de febrero o ya uno de los primeros d´┐Żas de marzo? Hab´┐Żan perdido toda traza de tiempo. Un d´┐Ża, el tren se detuvo y no comenz´┐Ż otra vez: hab´┐Żan llegado al final de la v´┐Ża. Profunda nieve cubr´┐Ża todav´┐Ża el suelo. Era Siberia´┐Ż.

 

Hasta aqu´┐Ż llega la reproducci´┐Żn del relato del traslado. Pero ´┐Żqu´┐Ż encontraban entonces, una vez en el lugar de destino?

 

Al llegar, los deportados eran alojados en campos especiales. El NKVD decid´┐Ża las condiciones de vida, los deberes y limitaciones de los colonos y los castigos por las "ofensas". Como norma general, en cada asentamiento viv´┐Żan entre 100 y 500 familias. Seg´┐Żn  las regulaciones, cada familia ten´┐Ża el derecho a un cuarto separado o lugar en una barraca de unos min´┐Żsculos 3 m2 de espacio por persona. Sin embargo, en realidad ni siquiera les conced´┐Żan eso, y no se obedec´┐Ża ninguna regla de humanidad hacia las v´┐Żctimas.

 

El NKVD, como es l´┐Żgico, conoc´┐Ża bien las verdaderas condiciones de vida de la gente. En junio de 1940 el Comit´┐Ż del Krasnoyarski Kray (Siberia) dio esta informaci´┐Żn: "Hasta ahora no existen condiciones normales de vida para los deportados. Las familias alojadas en barracas comunales est´┐Żn muy hacinadas, pobremente suministradas con comida (incluso lo que respecta a las necesidades b´┐Żsicas) y el cuidado m´┐Żdico para ellos es escaso, lo que conduce a enfermedades epid´┐Żmicas"[11].

 

Beria tambi´┐Żn inform´┐Ż a Stalin que "en todos los posioleks de Altay Kray las barracas no est´┐Żn preparadas para el invierno: hay carencia de estufas y ventanas sin vidrios"[12]. Seg´┐Żn un oficial del NKVD de la Rep´┐Żblica Aut´┐Żnoma Komi, en todos los campos los centros m´┐Żdicos no ten´┐Żan medicinas de ning´┐Żn tipo. Reportes similares fueron enviados de otras regiones.

 

En tales condiciones, surgieron todo tipo de enfermedades end´┐Żmicas diferentes mientras que el escorbuto y la ceguera nocturna eran comunes debido a la falta de vitaminas. Una causa m´┐Żs de padecimiento era que en las barracas se hac´┐Ża muy dif´┐Żcil mantener condiciones de higiene m´┐Żnimas porque por a´┐Żos todo tipo de insectos se hab´┐Żan multiplicado all´┐Ż, otro de los problemas graves de los que las autoridades se desentend´┐Żan.

 

Seg´┐Żn la legislaci´┐Żn sovi´┐Żtica todos los ni´┐Żos deb´┐Żan ir al colegio, pero como queda claro en una carta escrita en julio de 1940, por V. Potemkin, el Comisario de Educaci´┐Żn a A. Y. Vyshinsky, vicepresidente del Consejo de Comisarios del Pueblo, de 510 ni´┐Żos deportados en la regi´┐Żn Chelyabinsk s´┐Żlo 256 (casi la mitad) estaban en el colegio porque no exist´┐Ża lugar para el resto. En la regi´┐Żn Gorky era peor porque ni uno de los 827 ni´┐Żos estaba en el colegio debido a falta de acomodaci´┐Żn apropiada. Y esto es grave, considerando que las condiciones que se buscaban eran baj´┐Żsimas.

 

En los casos en que hab´┐Ża espacio, los ni´┐Żos eran forzados a asistir a clases o recib´┐Żan castigos que inclu´┐Żan el encierro y negaci´┐Żn de comida. Los ni´┐Żos que no iban a estudiar por falta de cupo ten´┐Żan que trabajar como los adultos, y si eran muy peque´┐Żos, recib´┐Żan una raci´┐Żn m´┐Żnima que les manten´┐Ża al borde de la inanici´┐Żn.

 

Aunque los informes oficiales admit´┐Żan escaseces y carencias en diferentes niveles, todav´┐Ża estaban a mucha distancia de la realidad. Las verdaderas condiciones de los deportados eran considerablemente m´┐Żs graves y las empeoraban los malos tratos que los agentes daban a sus v´┐Żctimas. Todo esto ha sido testificado en numerosas memorias publicadas por aquellos que sufrieron esas experiencias. Las condiciones inhumanas, de congelaci´┐Żn severa, hambre y trabajo excesivo causaban altas tasas de muerte a pesar de que la gente intentaba ayudarse entre s´┐Ż tanto como pod´┐Ża.

 

Las posesiones que hab´┐Żan tra´┐Żdo con ellos de su hogar con frecuencia eran cambiadas por comida y, durante el verano, suplementaban sus escasas provisiones ´┐Ż siempre que les era posible ´┐Ż con bayas y setas reunidas en los bosques.

 

En los archivos de la Instituci´┐Żn Hoover sobre Guerra, Revoluci´┐Żn y Paz en la Universidad de Stanford se encuentran innumerables documentos testimoniales sobre la vida antes, durante y despu´┐Żs de la deportaci´┐Żn. Aqu´┐Ż reproducimos s´┐Żlo dos, descritos por ni´┐Żos que vivieron esta desgracia, para completar en la mente del lector una imagen m´┐Żs clara de lo que signific´┐Ż todo esto en las vidas de los millones de personas que lo padecieron. En este caso el ni´┐Żo se llamaba Tadeusz S. y ten´┐Ża trece a´┐Żos cuando le toc´┐Ż vivir esto:

 

´┐ŻCuando los sovi´┐Żticos nos invadieron mi mam´┐Ż se asust´┐Ż mucho y pap´┐Ż fue llevado a cautividad. Tras una enfermedad que dur´┐Ż un mes mam´┐Ż muri´┐Ż. Cuando se hicieron su casa en Polonia comenzaron a destruir estatuas, cruces y ordenaron a la gente rezar al rifle porque es tambi´┐Żn una herramienta de muerte. El 10 de febrero de 1940 a las 2 de la ma´┐Żana vinieron a nuestro apartamento y a punta de fusil, sin ninguna raz´┐Żn, nos llevaron a Rusia en el tren que estaba lleno de gente que estaba muriendo de hambre y fr´┐Żo.

 

En el asentamiento trabajamos en las minas 12 horas al d´┐Ża. En las minas hab´┐Ża agua y las ropas estaban podridas en una semana tras 12 horas de trabajo diario. Ten´┐Żamos que hacer cola con los pies descalzos en el fr´┐Żo. En las barracas hab´┐Ża chinches, cucarachas y bichos de todos tipos. Las estufas estaban desbaratadas.

 

Tras tanto trabajo la gente se convert´┐Ża en esqueletos y cuando tuvimos la amnist´┐Ża la gente se dispers´┐Ż a varios lugares y yo con mi familia nos fuimos al kolj´┐Żs y all´┐Ż trabajamos d´┐Ża y noche porque hac´┐Ża mucho calor y no nos daban pr´┐Żcticamente comida, s´┐Żlo lo que pod´┐Żamos reunir en los campos. Con esa dieta mi hermano muri´┐Ż sin nadie que lo enterrara as´┐Ż que yo lo enterr´┐Ż sin ata´┐Żd e incluso sin traje porque s´┐Żlo ten´┐Żamos uno para los dos.

 

Despu´┐Żs de ese sufrimiento escapamos con mi hermana porque pap´┐Ż se fue al Ej´┐Żrcito Polaco que estaban formando y caminamos 200 kil´┐Żmetros a pie descalzo a trav´┐Żs de monta´┐Żas sobre piedras afiladas, con 40´┐Ż C de calor y sin agua. En la estaci´┐Żn en que esper´┐Żbamos un tren fuimos robados y todo lo que nos qued´┐Ż fue una lata que hab´┐Ża tenido leche que encontramos en la basura y que us´┐Żbamos como taza para tomar´┐Ż[13].

 

Y otro testimonio infantil que nos ayudar´┐Ż a ver a´┐Żn otros aspectos del mismo sufrimiento extremo:

 

´┐ŻEn el koljoz a donde nos llevaron y a otras tres familias trabaj´┐Żbamos en la plantaci´┐Żn de algod´┐Żn. Ten´┐Żas que trabajar doce horas al d´┐Ża y produciendo la norma asignada ten´┐Żamos 200 gramos de harina de arroz. Adem´┐Żs de eso no consegu´┐Żamos nada m´┐Żs, como comida, lo mismo para ropas y dinero.

 

La actitud del pueblo local (Uzbekos) era muy hostil. No hac´┐Żan diferencia entre nosotros y los rusos y se desquitaron con nosotros porque los Bolcheviques les hab´┐Żan quitado su grano y ganado y por deportar a sus hijos para trabajar. Por todo esto las condiciones de vida eran muy duras.

 

Un kilo de harina de trigo costaba 156 rublos, un kilo de sal 35 rublos, un precio privativo, porque con los precios del gobierno s´┐Żlo los trabajadores fabriles pod´┐Żan comprar 600 gramos de pan de centeno (85 kopecks por kilo) por d´┐Ża. Adem´┐Żs viv´┐Żamos en chozas bajas de barro y paja, sin ventanas. La ´┐Żnica luz que entraba era a trav´┐Żs de la puerta, y en lugar de una estufa hab´┐Ża un hogar que dejaba salir el humo a trav´┐Żs de un agujero en el techo. En estas circunstancias las condiciones de salud eran muy desagradables.

 

Debido a la falta de comida aparecieron varias enfermedades, como fiebre ent´┐Żrica, disenter´┐Ża y sobre todo malaria. Durante mi estad´┐Ża en el koljoz nunca vi a un doctor. Y en los hospitales del gobierno, la gente mor´┐Ża principalmente de hambre y no de enfermedades. De las familias que estaban con nosotros en el mismo koljoz los siguientes murieron: toda la familia Woloszyn, padre, madre y dos hijos grandes. En la familia Worotylek (ucranianos) murieron seis personas. La suerte salv´┐Ż a una ni´┐Ża de 8 a´┐Żos, Hela, de quien se hizo cargo despu´┐Żs la agencia del gobierno polaco. En la familia Misiewivz murieron el padre y Franek, de diecisiete a´┐Żos.

 

Mi padre sali´┐Ż a buscar hongos y lo mataron s´┐Żlo porque ten´┐Ża puestas botas nuevas. Mam´┐Ż muri´┐Ż dej´┐Żndome a m´┐Ż y cuatro hermanas en el koljoz. Todos estos recuerdos desagradables y dolorosos me atan al "para´┐Żso sovi´┐Żtico"[14].

 

Cuando algunas categor´┐Żas de deportados fueron al fin readmitidas en su tierra natal y se les entregaron permisos de retorno, a´┐Żos m´┐Żs tarde, los sobrevivientes seguir´┐Żan encontrando nuevas dificultades. La lituana Jane Meskauskaite cuenta que la vida no era f´┐Żcil para quienes sobrevivieron y regresaron a su tierra. Ella pudo retornar en 1958. "Nos pon´┐Żan en una situaci´┐Żn imposible. El gobierno requer´┐Ża que nos registr´┐Żramos con la municipalidad local o afront´┐Żramos una deportaci´┐Żn renovada. Para registrarnos necesit´┐Żbamos un empleador, pero nadie tendr´┐Ża la valent´┐Ża de dar trabajo a antiguos deportados. Yo viv´┐Ż y trabaj´┐Ż ilegalmente por muchos a´┐Żos con la ayuda de parientes", cont´┐Ż.

 

En su propia patria - quienes tuvieron la fortuna de regresar - eran tratados como ciudadanos de segunda categor´┐Ża, se desconfiaba de ellos porque el r´┐Żgimen incentivaba la creencia de que hab´┐Żan merecido su anterior expulsi´┐Żn, y no les quedaba nada de lo que pose´┐Żan antes de la misma. As´┐Ż, para muchos conseguir trabajo era muy dif´┐Żcil y las condiciones de alojamiento y adquisici´┐Żn de alimentos se convertir´┐Żan en una lucha diaria por la supervivencia.
 

Notas:

[1] "Exiliado a Siberia". Klaus Hergt. Crescent Lake Publishing. 2000. p´┐Żgs. 84-93.

[2] Los di´┐Żlogos y las escenas no son ficticios, sino que el autor simplemente relata cuidadosamente los recuerdos exactos del protagonista.

[3] Casa de campo, destinada en general para uso vacacional (n. de t.).

[4] De hecho, muchas personas que huyeron de los ocupantes nazis y fueron a buscar refugio a la zona de ocupaci´┐Żn sovi´┐Żtica se encontraron con que eran mal recibidos, como posibles ´┐Żesp´┐Żas´┐Ż o colaboradores del enemigo, y deportados por tanto a Siberia, aunque fuesen absolutamente inocentes.

[5] El NKVD pose´┐Ża informaci´┐Żn detallada de cada miembro de la familia a deportar. Hubo casos en que los hijos mayores estaban en el colegio y eran llevados al punto de transporte donde hab´┐Żan reunido a la familia. Aunque hubo tambi´┐Żn casos en que los ni´┐Żos que estaban ausentes de su hogar en el momento de la deportaci´┐Żn fueron retenidos algunos d´┐Żas o incluso semanas y luego deportados a lugares diferentes a los de su familia.

[6] Los deportados eran transportados a los puntos de recolecci´┐Żn en las estaciones, a veces a una docena de kil´┐Żmetros de distancia, y luego eran ubicados en trenes especialmente tra´┐Żdos para estos efectos, hasta completar la cuota requerida desde Mosc´┐Ż. Cuando esa cifra no era alcanzada porque mucha gente hab´┐Ża huido ante el rumor de la inminencia de una posible deportaci´┐Żn, por ejemplo, era frecuente que los agentes la completasen con gente que simplemente ten´┐Ża la desgracia de pasar justo en ese momento por all´┐Ż.

[7] Tambi´┐Żn se usaban trenes de carga de mercader´┐Ża. Seg´┐Żn Valentina Sturza, quien fuera una de las v´┐Żctimas entonces y en la actualidad es cabeza de la Asociaci´┐Żn de antiguos deportados y prisioneros pol´┐Żticos de Moldavia: "Cargados en vagones de ganado, en condiciones inhumanas, la mayor´┐Ża de los deportados fueron enviados a las fr´┐Żas tierras de Siberia y nunca regresaron a casa" ("Moldavia recuerda deportaciones de la era sovi´┐Żtica". Corneliu Rusnac. Associated Press WriterTue. 13 de junio de 2006).

[8] Este ´┐Żmen´┐Ż´┐Ż pod´┐Ża tener algunas ligeras variantes, pero siempre era insuficiente y poco nutritivo. Adem´┐Żs, es frecuente encontrar relatos que testimonian que en muchas ocasiones las autoridades decid´┐Żan darles alimentos en mal estado.

[9] Ha habido muchas separaciones familiares forzadas durante la preparaci´┐Żn de la deportaci´┐Żn. Una de las m´┐Żs habituales era la decisi´┐Żn de separar a la cabeza de familia, envi´┐Żndola a otro territorio. Por ejemplo, era frecuente que el padre fuese a Siberia, mientras que su mujer e hijos eran enviados a Kazajst´┐Żn. Los pr´┐Żximos deportados iban a la estaci´┐Żn de trenes desconociendo este nuevo horror que les esperaba, y las escenas en la v´┐Ża del tren eran desgarradoras, seg´┐Żn el relato de los testigos o las mismas v´┐Żctimas que sobrevivieron y luego han podido contar su experiencia. En los Pa´┐Żses B´┐Żlticos, por ejemplo, la orden Nro. 001223 (respecto al procedimiento de deportaci´┐Żn de elementos antisovi´┐Żticos de Lituania, Letonia y Estonia. (Estrictamente secreto). Comisario del Pueblo Adjunto de Seguridad P´┐Żblica de la URSS. Comisario de Seguridad P´┐Żblica de la tercera Fila (firmado): Serov) dec´┐Ża as´┐Ż: "en vista del hecho de que gran n´┐Żmero de deportados deben ser arrestados y distribuidos en campos especiales y que sus familias deben proceder a asentamientos especiales en regiones distantes, es esencial que la operaci´┐Żn de remoci´┐Żn tanto de la familia de los deportados como su cabeza se realice simult´┐Żneamente, sin notificarles de la separaci´┐Żn confront´┐Żndolos... La escolta de toda la familia a la estaci´┐Żn debe efectuarse en un veh´┐Żculo y s´┐Żlo en la estaci´┐Żn de partida debe colocarse a la cabeza de la familia separadamente de su familia en un carro especialmente destinado para cabezas de familia´┐Ż.

[10] Las instrucciones de deportaci´┐Żn no respetaban ning´┐Żn estado de los que figuraban en las listas. As´┐Ż, no importaba que fuesen personas enfermas, o mujeres embarazadas a punto de dar a luz. Eso ´┐Żltimo provoc´┐Ż que muchas veces los ni´┐Żos nacieran en los vagones, y su posibilidad de supervivencia era pr´┐Żcticamente nula.

[11] "Limpieza ´┐Żtnica de Stalin en Polonia Oriental: Deportaciones a la Uni´┐Żn Sovi´┐Żtica. Historias de los deportados. 1940-1946". Londres : Association of the Families of the Borderland Settlers. 2000.

[12] Ib´┐Żd.

[13] Documento Nro. 87. PGC/Box 119. TADEUSZ S. Born 1927. Condado Wilejka. Wilno voivodeship. "La guerra a trav´┐Żs de los ojos de los ni´┐Żos". Volumen de ensayos de ni´┐Żos polacos deportados a la Uni´┐Żn Sovi´┐Żtica en la Segunda Guerra Mundial. Hoover Archival Documentaries. Editado y compilado por Irena Grudzinska-Gross y Jan Tomasz Gross.

[14] Documento Nro. 14. PGC/BOX 118. Adam R. Nacido en 1927. Condado Lesko. Lw´┐Żw voivodeship. "La guerra a trav´┐Żs de los ojos de los ni´┐Żos". Volumen de ensayos de ni´┐Żos polacos deportados a la Uni´┐Żn Sovi´┐Żtica en la Segunda Guerra Mundial. Hoover Archival Documentaries. Editado y compilado por Irena Grudzinska-Gross y Jan Tomasz Gross.  
 

Art´┐Żculos Relacionados

Regresar a Portada

 

 

ALERTALIBROS

 Tomo n´┐Ż 8 de la obra "El Terror Rojo":  Enclave estrat´┐Żgico del comunismo internacional, Nicaragua atenaza la "garganta" americana, entre el norte y el sur. El salvajismo, el descaro y la guerra psicol´┐Żgica practicadas por el Sandinismo alcanza l´┐Żmites que superan la imaginaci´┐Żn. Sin embargo, el Terror Rojo aqu´┐Ż no se detuvo en los a´┐Żos '80, sino que se prolonga hasta la actualidad.

Leer online Descargar

 

ALERTAIMAGEN

 Camboya

De 1975 a 1978, seg´┐Żn censos tomados por el Cambodian Genocide Project de Yale en villas camboyanas, murieron de 1,7 a 2,2 millones de personas en manos de los jemeres rojos.

 

  ALERTA 360 INTERNACIONAL

 

ALERTA 360 INTERNACIONAL´┐Ż

Buenos Aires - Santiago - Sao Paulo - Madrid - Nueva York

 

 

Necesidades urgentes

 

 

Publicaciones

 

El Terror Rojo. M´┐Żs 60 tomos,

miles de p´┐Żginas, fuentes y

gr´┐Żficos. An´┐Żlisis y cifras.

 

Cifras de V´┐Żctimas

 

´┐Żndice Mundial de Victimizaci´┐Żn.

Cuadros tem´┐Żticos

a nivel global o nacional.

 

Suscripci´┐Żn

 

Reciba c´┐Żmodamente en su correo libros y novedades.

Semanal | Gratis

 

     

 

Alerta 360 Internacional´┐Ż es una organizaci´┐Żn ciudadana de car´┐Żcter independiente

y sin ´┐Żnimo de lucro. Depende de la cooperaci´┐Żn del p´┐Żblico

para su subsistencia aut´┐Żnoma de grandes intereses.

Su objetivo es informar y promover debates positivos

en torno a los grandes focos de crisis.

 

´┐Ż 2009 by Alerta 360 Internacional´┐Ż. Todos los derechos reservados.