Inicio

Acerca de AI

Art´┐Żculos

Investigaciones

Multimedia

Donaciones

 

 

 

 

 

AI | Alerta 360 Internacional

LUCHANDO CONTRA LA DESINFORMACI´┐ŻN

 

 

 

 

 

 

 
 

 NUESTRAMISI´┐ŻN >

´┐Ż Luchar contra la total impunidad que otorga la desinformaci´┐Żn.

´┐Ż Promover debates positivos.

´┐Ż Alertar crisis.

ALERTAOBRAS >

 

 El Terror Rojo

´┐Ż  Le´┐Żn Trotsky | (1879-1940)
´┐Ż
  Estonia | (1940-1991)

´┐Ż  Azerbaiy´┐Żn | (1920 - 1990)

´┐Ż  Guinea E. | (1968 - hoy)

´┐Ż  Albania | (1944 - 1991)

´┐Ż  Mongolia | (1924 - 1990)
´┐Ż  Deportaciones | (Parte I)

 

 ALERTAMUNDO >

 

´┐Ż Europa

´┐Ż Asia

´┐Ż ´┐Żfrica

´┐Ż Am´┐Żrica

 ALERTAINTERNACIONAL >

 

´┐Ż Investigaciones

´┐Ż Testimonios y relatos

´┐Ż Biograf´┐Żas

´┐Ż Art´┐Żculos

´┐Ż Citas

´┐Ż Glosario
´┐Ż Lecturas

´┐Ż Multimedia

´┐Ż Bibliograf´┐Ża
´┐Ż Documentos

  ALERTACONTACTO >

 

´┐Ż ´┐Żnase a AI360 hoy

 
´┐Ż Escr´┐Żbanos
 

´┐Ż Mapa del sitio

 

´┐Ż S´┐Żganos en:

 

Facebook

Twitter

 
ALERTAIDEA

DONACIONES

Su aporte en dinero, trabajo o contactos es FUNDAMENTAL para continuar luchando.

Toda cooperaci´┐Żn es ´┐Żtil.

   

Aporte ahora

   

 

myspace live counter
 

 

 
   
   
 

 

EL TERROR ROJO

 

 

INVESTIGACIONES | Alerta Internacional

 

Deportaciones: el crimen desconocido

(Parte I: La era estalinista)
Por Cynthia Caden
´┐Żltima modificaci´┐Żn: 03 de diciembre de 2009 | Descargar completo en formato PDF

 

Tabla de contenidos
1. Definiciones
2. El verdadero rostro de las deportaciones
3. Las v´┐Żctimas
4. Cronolog´┐Ża de deportaciones
5. Los alemanes, un cap´┐Żtulo aparte
6. Conclusi´┐Żn

7. Bibliograf´┐Ża relacionada

 
  1  2  3  4  5  6  7 


Los alemanes, un cap´┐Żtulo aparte

 

Dentro de los traslados forzados de poblaci´┐Żn se encuentra una de las cat´┐Żstrofes asociadas a la Segunda Guerra Mundial menos conocidas: la expulsi´┐Żn de los alemanes de Prusia Oriental, Pomerania y Silesia, as´┐Ż como de todos los h´┐Żngaros, checoslovacos, rumanos y yugoslavos que sufrieron el mismo destino por su origen ´┐Żtnico alem´┐Żn, a´┐Żn cuando en la mayor´┐Ża de los casos sus familias llevaban numerosas generaciones viviendo en otra patria.

 

Al final de la guerra y despu´┐Żs, la poblaci´┐Żn alemana estaba destinada a sufrir la migraci´┐Żn a mayor escala de su historia nacional. Sin embargo, esas migraciones ya no estaban relacionadas a los planes de reasentamiento del F´┐Żhrer que tuvieron lugar entre 1939 y 1941.

 

A´┐Żn hoy existen dudas sobre el n´┐Żmero exacto de personas expulsadas, dada la extensi´┐Żn de tierras y v´┐Żctimas afectadas, adem´┐Żs de la habitual dificultad para acceder con claridad a las acciones realizadas en pa´┐Żses comunistas. Sin embargo, la cifra m´┐Żs generalmente aceptada oscila entre 12 y 15 millones de personas inocentes, que en su inmensa mayor´┐Ża - cuando no todos en muchos lugares - nada ten´┐Żan que ver con los estragos relacionados con el nazismo. Como nada tiene que ver un pueblo expatriado con los cr´┐Żmenes de un dictador en su pa´┐Żs de origen.

 

De ese masivo destierro casi desconocido, al menos 2 millones de personas murieron como consecuencia directa de las fuertes carencias y malos tratos recibidos durante su expulsi´┐Żn. Los sobrevivientes, por su parte, tambi´┐Żn tuvieron que soportar indecibles penalidades, desde la discriminaci´┐Żn y la violencia, hasta la p´┐Żrdida de su tierra natal y casi todos sus bienes muebles e inmuebles. A ello se agregaban las peores condiciones imaginables de hambre, clima y maltrato, y el recorrido de largu´┐Żsimas distancias a veces a pie antes de poder instalarse en alg´┐Żn lugar que los aceptara.

 

En un principio hubo una extensiva huida causada por la inminencia del terror desatado por el Ej´┐Żrcito Rojo tras su victoria. Para intentar ponerse a salvo, aproximadamente 4 a 5 millones de personas de etnia alemana huyeron de sus tierras. Muchos ya hab´┐Żan experimentado una ocupaci´┐Żn comunista entre 1939 y 1941, y conoc´┐Żan bien los m´┐Żtodos represivos que utilizaban los sovi´┐Żticos. Otros viv´┐Żan a´┐Żn bajo su yugo, y empezaron a notar que su vida empeoraba progresivamente despu´┐Żs del fin de la guerra.

 

La huida de estos millones de personas a trav´┐Żs de caminos helados, en precarios veh´┐Żculos de todo tipo, bajo constantes ataques de la aviaci´┐Żn o de las vanguardias terrestres sovi´┐Żticas, constituye una de las mayores desgracias relacionadas con la Segunda Guerra Mundial.

 

Muchos pudieron ser evacuados por v´┐Ża mar´┐Żtima. Entre 2 y 3 millones de personas que en su mayor´┐Ża estaban heridas (civiles y soldados) fueron evacuadas por la Kriegsmarine y la Marina Mercante alemana. Pero no fue una operaci´┐Żn f´┐Żcil, porque adem´┐Żs de su car´┐Żcter masivo, los sovi´┐Żticos interfirieron cuanto pudieron para da´┐Żar lo m´┐Żs posible. Con ese objetivo, hundieron varios buques cargados de refugiados, y el caso m´┐Żs tr´┐Żgico fue el del Goya que se hundi´┐Ż con casi 7.000 personas a bordo, convirti´┐Żndose en la mayor cat´┐Żstrofe mar´┐Żtima registrada en la historia.

 

Alrededor de 25.000 personas murieron debido a estos hundimientos perpetrados por los comunistas. Entre las v´┐Żctimas se 4 buques hospital y 8 buques de transporte de heridos, debidamente identificados como tales[1], constituyendo un claro delito contra las convenciones de guerra y los derechos humanos.

 

Pero a pesar de las hu´┐Żdas y los rescates, en las regiones orientales del Reich y en distintos pa´┐Żses de Europa Oriental quedaban a´┐Żn mucha gente que pod´┐Ża ´┐Ż y ser´┐Ża ´┐Ż atacada por su origen ´┐Żtnico.

 

Seg´┐Żn una clasificaci´┐Żn razonable hecha por P. Ther, se pueden distinguir tres etapas de la huida/exilio: primero (fines de 1944 - primavera de 1945) medidas de evacuaci´┐Żn tomadas por las autoridades alemanas. Se trat´┐Ż del traspaso de los alemanes ´┐Żtnicos habitantes de los Pa´┐Żses B´┐Żlticos, Volhynia[2] y Besarabia que decidieron adoptar la ciudadan´┐Ża alemana y se trasladaron antes de que sus territorios cayeran en manos sovi´┐Żticas.

 

Segundo (marzo - abril - julio de 1945) el llamado exilio salvaje, cuando se produjo la evacuaci´┐Żn masiva de civiles conforme el Ej´┐Żrcito Rojo avanzaba por las regiones orientales de Alemania. Se ha de hacer una distinci´┐Żn entre las evacuaciones ordenadas realizadas por el ej´┐Żrcito alem´┐Żn y las que los propios civiles llevaron a cabo de forma desesperada a causa del temor.

 

Y tercero (tras la conclusi´┐Żn del Tratado de Potsdam[3] y una serie de acuerdos consecuentes) llegar´┐Ża el turno de la etapa en que el exilio fue legitimado y a partir de cuando supuestamente adquirir´┐Ża formas "civilizadas"[4], aunque en la pr´┐Żctica no fue as´┐Ż en absoluto. Este ser´┐Ża el per´┐Żodo m´┐Żs largo, con una pol´┐Żtica de expulsiones masivas desarrollada por parte de las nuevas administraciones desde marzo de 1945 hasta 1949.

 

Las potencias aliadas hab´┐Żan previsto un sistema de expulsiones del pueblo vencido. El art´┐Żculo nro. XIII del Protocolo de Postdam autoriz´┐Ż el traslado de poblaciones alemanas hacia las nuevas fronteras asignadas a Alemania. La expulsi´┐Żn deb´┐Ża ser - seg´┐Żn el documento - "ordenada y humanitaria". Los Occidentales estaban a favor de una pol´┐Żtica de expulsiones de dimensiones limitadas, argumentando motivos t´┐Żcnicos, como la dificultad para asentar a los millones de expulsados. Entre las propuestas se encontraba la de hacerlo gradualmente y hubo quien considerara que dado que las transferencias de poblaci´┐Żn entre Turqu´┐Ża y Grecia hab´┐Żan durado seis a´┐Żos, la expulsi´┐Żn masiva de los alemanes hacia el oeste deb´┐Ża durar al menos veinte a´┐Żos.

 

Pero como ser´┐Ża totalmente evidente, los sovi´┐Żticos y sus aliados orientales no estaban de acuerdo. A´┐Żn antes de firmar la capitulaci´┐Żn[5], ya hab´┐Żan comenzado las expulsiones de Prusia Oriental, Pomerania y Silesia, sin notificaci´┐Żn a los occidentales. En Checoslovaquia, las expulsiones se iniciaron tan pronto como capitul´┐Ż el Grupo de Ej´┐Żrcitos de Schonerer. Las autoridades sovi´┐Żticas a cargo favorec´┐Żan la pol´┐Żtica de expulsiones salvajes de los polacos y los checos.

 

As´┐Ż fue como la expulsi´┐Żn ´┐Żordenada y humana´┐Ż se convertir´┐Ża en realidad en un ataque salvaje contra millones de mujeres, ni´┐Żos y ancianos[6]. De esta forma se expuls´┐Ż a pueblos enteros de sus tierras natales, donde hab´┐Żan estado arraigados por siglos. Su expulsi´┐Żn era tan absurda como ser´┐Ża ahora deportar "a su pa´┐Żs de origen" a personas americanas en virtud de su apellido espa´┐Żol o italiano, o expulsar a todas las personas de raza negra para "devolverlas" a un pa´┐Żs arrasado por la guerra en ´┐Żfrica.

 

La excusa de aquel entonces fue que se trataba de ´┐Żeliminar´┐Ż los problemas que hab´┐Żan creado las minor´┐Żas alemanas en los pa´┐Żses de Europa Oriental. A ello se agregaba la intenci´┐Żn de ´┐Żcompensar´┐Ż a Polonia (que por cierto sufri´┐Ż mucho tambi´┐Żn bajo el r´┐Żgimen comunista, sin ser compensada por ello), y que ser´┐Ża un traslado pac´┐Żfico. Pero lo cierto es que se trataba de una operaci´┐Żn de castigo contra los derrotados, particularmente emprendida por los sovi´┐Żticos. De hecho, exist´┐Ża el precedente de la Primera Guerra Mundial, en que las minor´┐Żas de origen alem´┐Żn no causaron ning´┐Żn tipo de problema porque, como es l´┐Żgico, se encontraban totalmente integradas en los pa´┐Żses donde resid´┐Żan.

 

Como la intenci´┐Żn real era el castigo de los alemanes y convertirlos en los ´┐Żnicos culpables de lo sucedido, se difundieron propagandas por doquier declarando que la raza alemana ten´┐Ża un car´┐Żcter intr´┐Żnsecamente asesino, militarista y agresivo. No se trataba de reasentar poblaciones, sino de castigo y desv´┐Żo de la atenci´┐Żn. Con esta estrategia, mientras la gente se preocupaba por desterrar y vilipendiar a un pueblo culpable s´┐Żlo en raz´┐Żn de su raza (´┐Ży qui´┐Żn no tachar´┐Ża eso de racismo hoy?), se estaban implementando todas las agresivas pol´┐Żticas que mantendr´┐Żan a los sovi´┐Żticos en el poder durante las siguientes cuatro d´┐Żcadas, y se justificaban los actos de salvajismo (en pro de una misma conquista, subyugaci´┐Żn y totalitarismo) perpetrados por los comunistas durante el transcurso de la guerra[7].

 

Lo cierto es que se ha hablado sobre el car´┐Żcter patol´┐Żgico de la literatura antisemita, pero otro tanto se podr´┐Ża ´┐Ż y deber´┐Ża ´┐Ż decir acerca toda la literatura anti-germana, propiciada en gran medida por los sovi´┐Żticos. Entre otras inexactitudes, la propaganda comunista llamaba ´┐Żrepatriados´┐Ż a toda la gente que dej´┐Ż sus hogares[8]. Con este t´┐Żrmino implicaban que ese pueblo estaba regresando a su patria, cuando en realidad no se trataba de una pol´┐Żtica voluntaria o civilizada, sino que fue implementada a trav´┐Żs de los t´┐Żpicos m´┐Żtodos sovi´┐Żticos de coerci´┐Żn, violencia y humillaci´┐Żn[9].

 

Si Hitler hab´┐Ża anexionado al imperio alem´┐Żn las provincias polacas que antes de la Paz de Versalles ya hab´┐Żan pertenecido a Alemania, desplazando de ellas a miles de polacos hacia el territorio del llamado Gobierno General, la respuesta polaca - bajo dominio comunista en ese entonces - fue absolutamente desproporcionada, pues pidi´┐Ż la absorci´┐Żn de regiones enteras que eran alemanas desde hac´┐Ża siglos y la expulsi´┐Żn de hasta el ´┐Żltimo de los habitantes de aquella etnia.

 

Como ya dijimos, millones de personas huyeron ante el avance sovi´┐Żtico, pero otros millones decidieron afrontar los peligros y se quedaron en sus territorios, con la esperanza de no perderlo todo y de evitar los horrores anexos al traslado. Pronto se encontrar´┐Żan con que los sovi´┐Żticos, polacos y checos (todos comunistas) iniciaban una expulsi´┐Żn sistem´┐Żtica.

 

Muchos optaron por el ´┐Żxodo porque adem´┐Żs de las atrocidades cometidas por los sovi´┐Żticos, se agregaba el comprensible temor a ser deportados a Siberia. Y no se trataba de una suposici´┐Żn sin sustento. De hecho, al menos 200.000 hombres y mujeres de Prusia Oriental, Pomerania y Silesia fueron enviados a regiones remotas de la URSS para realizar trabajos forzados[10].

 

En Yalta[11], Stalin intent´┐Ż conseguir una ´┐Żreparaci´┐Żn en especies´┐Ż en forma de trabajadores alemanes que deb´┐Żan trabajar forzadamente en la reconstrucci´┐Żn de la Uni´┐Żn Sovi´┐Żtica. Las potencias occidentales se opusieron, pero tal como ocurrir´┐Ża en general con los tratos ´┐Żaceptados´┐Ż por los sovi´┐Żticos, se hizo caso omiso a esa oposici´┐Żn y en las regiones ocupadas por el Ej´┐Żrcito Rojo ´┐Żsta fue una pr´┐Żctica com´┐Żn. Se ha calculado en 350.000 el n´┐Żmero de personas de etnia alemana entre estos esclavos deportados al Este[12].

 

Como ocurri´┐Ż con todos los pueblos, no hab´┐Ża muchos "repatriados" que fueran a la Uni´┐Żn Sovi´┐Żtica voluntariamente. Simplemente fueron reasentados en el mejor esp´┐Żritu de "tradici´┐Żn sovi´┐Żtica".

 

Las expulsiones fueron acompa´┐Żadas de forma habitual con todo tipo de violencia contra la poblaci´┐Żn civil alemana, sobre todo en Checoslovaquia y los Sudetes. Un ejemplo de lo que suced´┐Ża con frecuencia es el de Aussig el 31 de julio de 1945, cuando unos 2.700 alemanes fueron exterminados por los checos. Los casos eran tan frecuentes que llegaron a o´┐Żdos occidentales, y la prensa protest´┐Ż por estos hechos, a´┐Żn a pesar del esp´┐Żritu anti-alem´┐Żn imperante despu´┐Żs de la guerra. El ´┐ŻThe Economist´┐Ż de Londres del 15 de septiembre de 1945, por ejemplo, escribir´┐Ża: ´┐ŻLos alemanes, sin duda, merecen castigo, pero no mediante torturas de este tipo´┐Ż.

 

Las autoridades de las tropas de ocupaci´┐Żn norteamericanas, asentadas entre otras regiones en la frontera con Checoslovaquia, tuvieron que tomar medidas para disminuir el creciente ´┐Żestado de ´┐Żnimo anticheco´┐Ż que se registraba en sus tropas, que pod´┐Żan ver a diario las monstruosidades que comet´┐Żan los checos comunistas contra las personas inocentes de etnia alemana.

 

Como escrib´┐Ża V´┐Żctor Gollancz en su libro ´┐ŻNuestros valores amenazados´┐Ż (1946): ´┐Żlos alemanes fueron expulsados, no ya con una total ausencia de cualquier consideraci´┐Żn, sino con un m´┐Żximo de brutalidad´┐Ż.

 

De los dos millones que perdieron la vida durante su marcha forzada hacia el Oeste, alrededor de un mill´┐Żn corresponde a fallecimientos durante la evacuaci´┐Żn y la huida de las ´┐Żltimas semanas de la guerra, mientras que el resto muri´┐Ż despu´┐Żs del t´┐Żrmino del conflicto, debido a la brutalidad con que se llev´┐Ż a cabo su expulsi´┐Żn.  

 

Las primeras expulsiones, realizadas por polacos y checos con el concurso entusiasta de los sovi´┐Żticos, fueron brutales y se hicieron de prisa porque se pretend´┐Ża llegar a la Conferencia de Postdam con los hechos consumados. Despu´┐Żs de dicha Conferencia llegar´┐Ża la segunda fase, que presentar´┐Ża la misma virulencia y salvajismo que la anterior y durar´┐Ża hasta fines de 1945. S´┐Żlo despu´┐Żs de los acuerdos ya citados se not´┐Ż una leve mejora leve en las condiciones de las expulsiones. El trato no era m´┐Żs aceptable, pero hab´┐Ża mayor planificaci´┐Żn. Antes, por ejemplo, era frecuente que los trenes con los deportados pasaran d´┐Żas y d´┐Żas viajando de una estaci´┐Żn a otra sin rumbo fijo. Despu´┐Żs hubo un poco m´┐Żs de organizaci´┐Żn.

 

Con los m´┐Żtodos m´┐Żs violentos imaginables se vaciaron poblaciones enteras de Polonia y Checoslovaquia en un breve tiempo. Al mejor estilo sovi´┐Żtico, se obligaba a las v´┐Żctimas a abandonar su residencia en tan s´┐Żlo una hora o dos despu´┐Żs del aviso, llevando consigo apenas lo que entrase en una maleta o bolsa de viaje, que adem´┐Żs perd´┐Żan muchas veces por robos.

 

Numerosos testimonios period´┐Żsticos e informes de la Cruz Roja atestiguan la brutalidad de estas expulsiones. Churchill, que hab´┐Ża sido uno de los principales defensores de la pol´┐Żtica de expulsiones declar´┐Ż en la C´┐Żmara de los Comunes el 16 de agosto de 1945: "Estoy particularmente afectado, en este momento, con las noticias sobre las condiciones de expulsi´┐Żn y ´┐Żxodo de los alemanes de la nueva Polonia... Escasas narraciones de lo sucedido y de lo que est´┐Ż sucediendo se est´┐Żn filtrando, pero no es imposible que se est´┐Ż produciendo una tragedia de escala prodigiosa detr´┐Żs del tel´┐Żn de acero que en este momento divide Europa"[13].

 

Por su parte, Bertrand Russell escrib´┐Ża en el Times del 19 de octubre de 1945: ´┐ŻEn Europa Oriental se est´┐Żn produciendo ahora deportaciones en masa por parte de nuestros aliados en un intento aparentemente deliberado de exterminar a millones de alemanes´┐Ż.

 

Y el 8 de diciembre de ese a´┐Żo, el mismo Russell escribir´┐Ża en el New Leader: ´┐ŻSe acord´┐Ż en Postdam que la expulsi´┐Żn ser´┐Ża ´┐Żordenada y humana´┐Ż, pero esta previsi´┐Żn no se ha cumplido en absoluto. Por las noticias que tenemos hasta ahora, mujeres y ni´┐Żos son amontonados en trenes, con apenas una maleta, que a menudo les es robada durante el viaje. El viaje hasta Berl´┐Żn dura varios d´┐Żas, en los cuales no se les da comida. Muchos mueren antes de llegar a Berl´┐Żn. (...) Una gran proporci´┐Żn de los expulsados de sus casas no son colocados en trenes, sino enviados hacia el oeste a pie´┐Ż.

 

Las expulsiones consist´┐Żan, en resumen, en deshacerse de millones de personas - en su inmensa mayor´┐Ża ancianos, ni´┐Żos, mujeres y enfermos como ya dijimos - en vagones descubiertos, en medio del crudo invierno centroeuropeo, sin comida y sin asistencia sanitaria de ning´┐Żn tipo. Esto provoc´┐Ż que en muy poco tiempo se acumularan en los caminos los cad´┐Żveres de cientos de miles de personas muertas por hambre, fr´┐Żo, epidemias y brutalidades.

 

En 1946 y 1947 se produjeron las peque´┐Żas mejoras en las condiciones de expulsi´┐Żn que hemos mencionado. Sin embargo, los testimonios recogidos de los deportados continuaron siendo estremecedores. Entre otras cosas, hablaron de los campos de concentraci´┐Żn donde se intern´┐Ż a miles de personas expulsadas de sus pueblos. Las condiciones de vida all´┐Ż eran absolutamente penosas, seg´┐Żn confirman multitud de documentos de la Cruz Roja, que tuvo acceso a alguno de ellos. El campo Svidnik, en Checoslovaquia y el Lamsdorf, en la Baja Sajonia anexionada por los polacos, fueron particularmente brutales. Por ejemplo, de los 8.064 internados en este ´┐Żltimo, 6.488 murieron[14]. Y a´┐Żn peores ´┐Ż si es posible ´┐Ż fueron los campos establecidos en Yugoslavia para las minor´┐Żas de etnia alemana y los prisioneros de guerra.

 

Hoy ni siquiera se conoce lo ocurrido con los alemanes desde los ´┐Żltimos meses de la guerra hasta el fin de las expulsiones, a pesar de la gran escala y gravedad del caso, que tiene todo los visos de un genocidio.
 

Notas:

[1] "Las v´┐Żctimas de Postdam". Jorge Lobo. Revisi´┐Żn de Espa´┐Ża. Nro. 2. Vol. 1

[2] Comprende la hist´┐Żrica regi´┐Żn del oeste de Ucrania localizada entre los r´┐Żos Pr´┐Żpiat y Bug Occidental, al sur de la Polesia, hasta el norte de la regi´┐Żn centroeuropea de Galitzia y Podolia.

[3] Redactado durante la conferencia de Potsdam, que fue una reuni´┐Żn llevada a cabo en Potsdam, Alemania (cerca de Berl´┐Żn) entre el 17 de julio y el 2 de agosto de 1945. All´┐Ż se encontraban Josef Stalin (Uni´┐Żn Sovi´┐Żtica), Winston Churchill (Inglaterra) y Harry S. Truman (Estados Unidos), los m´┐Żs poderosos de los aliados que derrotaron a las potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial.

[4] "Los refugiados alemanes y polacos: Pol´┐Żtica social y las personas desplazadas en SBZ/RDA y en Polonia, 1945-1956". Ther, P. Vol. 127. Series: Estudios cr´┐Żticos de la historia. G´┐Żttingen: Vandenhoeck und Ruprecht. 1998. p´┐Żg. 786.

[5] Convenio en que se estipulan las condiciones de la rendici´┐Żn de un ej´┐Żrcito o de una plaza.

[6] Hay que considerar que los hombres j´┐Żvenes y adultos o hab´┐Żan ca´┐Żdo en la guerra o se encontraban - la mayor´┐Ża - en los campos de concentraci´┐Żn para prisioneros.

[7] La violencia de innumerables acontecimientos de esa ´┐Żpoca ser´┐Ż revelada a lo largo de toda la obra, a trav´┐Żs del relato de lo ocurrido en cada pa´┐Żs que fue sometido a la misma.

[8] "La integraci´┐Żn de expulsados en Alemania y Polonia tras la Segunda Guerra Mundial: un reasentamiento hist´┐Żrico". Ther, P. Slavic Review. Nro. 4. 1996. p´┐Żgs. 782´┐Ż783.

[9] Sin embargo, los reasentados recibieron medios de transporte y se les permiti´┐Ż llevar hasta 2 toneladas de sus pertenencias e implementos del hogar, mientras que los alemanes, cuyas casas ser´┐Żan ocupadas por nuevos asentados, tuvieron que trasladarse mayormente a pie, llevando no m´┐Żs que una pieza de equipaje por persona ("La integraci´┐Żn de expulsados en Alemania y Polonia tras la Segunda Guerra Mundial: un reasentamiento hist´┐Żrico". Ther, P. Slavic Review. Nro. 4. 1996. p´┐Żg. 786).

[10] ´┐ŻN´┐Żmesis en Postdam. Los anglo-americanos y la expulsi´┐Żn de los alemanes". Alfred M. de Zayas, en la edici´┐Żn revisada y corregida de 1979 (Rutledge & Kegan Paul, Londres-Boston-Henley, 268 p´┐Żginas).

[11] La Conferencia de Yalta fue la reuni´┐Żn que mantuvieron durante la Segunda Guerra Mundial (del 4 al 11 de febrero de 1945) I´┐Żsif Stalin, Winston Churchill y Franklin D. Roosevelt, como jefes de gobierno de la URSS, del Reino Unido y de Estados Unidos, respectivamente. Suele considerarse como el comienzo de la Guerra Fr´┐Ża.

[12] ´┐ŻN´┐Żmesis en Postdam. Los anglo-americanos y la expulsi´┐Żn de los alemanes". Alfred M. de Zayas, en la edici´┐Żn revisada y corregida de 1979 (Rutledge & Kegan Paul, Londres-Boston-Henley, 268 p´┐Żginas).

[13] "Las v´┐Żctimas de Postdam". Jorge Lobo. Revisi´┐Żn de Espa´┐Ża, N9 2, Vol. 1.

[14] Ib´┐Żd.
 

Art´┐Żculos Relacionados

Regresar a Portada

 

 

ALERTALIBROS

 Tomo n´┐Ż 8 de la obra "El Terror Rojo":  Enclave estrat´┐Żgico del comunismo internacional, Nicaragua atenaza la "garganta" americana, entre el norte y el sur. El salvajismo, el descaro y la guerra psicol´┐Żgica practicadas por el Sandinismo alcanza l´┐Żmites que superan la imaginaci´┐Żn. Sin embargo, el Terror Rojo aqu´┐Ż no se detuvo en los a´┐Żos '80, sino que se prolonga hasta la actualidad.

Leer online Descargar

 

ALERTAIMAGEN

 Camboya

De 1975 a 1978, seg´┐Żn censos tomados por el Cambodian Genocide Project de Yale en villas camboyanas, murieron de 1,7 a 2,2 millones de personas en manos de los jemeres rojos.

 

  ALERTA 360 INTERNACIONAL

 

ALERTA 360 INTERNACIONAL´┐Ż

Buenos Aires - Santiago - Sao Paulo - Madrid - Nueva York

 

 

Necesidades urgentes

 

 

Publicaciones

 

El Terror Rojo. M´┐Żs 60 tomos,

miles de p´┐Żginas, fuentes y

gr´┐Żficos. An´┐Żlisis y cifras.

 

Cifras de V´┐Żctimas

 

´┐Żndice Mundial de Victimizaci´┐Żn.

Cuadros tem´┐Żticos

a nivel global o nacional.

 

Suscripci´┐Żn

 

Reciba c´┐Żmodamente en su correo libros y novedades.

Semanal | Gratis

 

     

 

Alerta 360 Internacional´┐Ż es una organizaci´┐Żn ciudadana de car´┐Żcter independiente

y sin ´┐Żnimo de lucro. Depende de la cooperaci´┐Żn del p´┐Żblico

para su subsistencia aut´┐Żnoma de grandes intereses.

Su objetivo es informar y promover debates positivos

en torno a los grandes focos de crisis.

 

´┐Ż 2009 by Alerta 360 Internacional´┐Ż. Todos los derechos reservados.