Inicio

Acerca de AI

Art´┐Żculos

Investigaciones

Multimedia

Donaciones

 

 

 

 

 

AI | Alerta 360 Internacional

LUCHANDO CONTRA LA DESINFORMACI´┐ŻN

 

 

 

 

 

 

 
 

 NUESTRAMISI´┐ŻN >

´┐Ż Luchar contra la total impunidad que otorga la desinformaci´┐Żn.

´┐Ż Promover debates positivos.

´┐Ż Alertar crisis.

ALERTAOBRAS >

 

 El Terror Rojo

La mayor investigaci´┐Żn sobre cr´┐Żmenes del comunismo en el mundo. Entrega fascicular.
 

´┐Żltimas publicaciones:

´┐Ż  Mozambique | (1975-1994)
´┐Ż  Corea del Norte | (1949-hoy)
´┐Ż
  Letonia | (1940-1991)
´┐Ż  Nicaragua | (1979-1990)

 

 ALERTAMUNDO >

 

´┐Ż Europa

´┐Ż Asia

´┐Ż ´┐Żfrica

´┐Ż Am´┐Żrica

 ALERTAINTERNACIONAL >

 

´┐Ż Investigaciones

´┐Ż Testimonios y relatos

´┐Ż Biograf´┐Żas

´┐Ż Art´┐Żculos

´┐Ż Citas

´┐Ż Glosario
´┐Ż Lecturas

´┐Ż Multimedia

  ALERTACONTACTO >

 

´┐Ż ´┐Żnase a AI360 hoy

 
´┐Ż Escr´┐Żbanos
 

´┐Ż Mapa del sitio

 

´┐Ż S´┐Żganos en:

 

Facebook

Twitter

 
ALERTAIDEA

DONACIONES

Su aporte en dinero, trabajo o contactos es FUNDAMENTAL para continuar luchando.

Toda cooperaci´┐Żn es ´┐Żtil.

   

Aporte ahora

   

 

myspace live counter
 

 

 
   
   
 

 

LECTURAS

 

 

MATERIAL SELECCIONADO | por Alerta 360 Internacional

 

Shizo: las celdas punitivas[*]

´┐Żltima modificaci´┐Żn: 03 de marzo de 2010 | Descargar en formato PDF

 

Quien no ha estado all´┐Ż, ya estar´┐Ż.

Quien ha estado, nunca lo olvidar´┐Ż.

(Proverbio sovi´┐Żtico sobre las prisiones)[1]

 

Muy pocos campos de concentraci´┐Żn sovi´┐Żticos llegaron intactos al presente, sino en ruinas. Por eso, es curioso que buen n´┐Żmero de shtrafnye izolyhateri (celdas de aislamiento o, el acr´┐Żnimo inevitable, Shizo) contin´┐Żen de pie. Langpunkt 7 en Ukhtpeshlag (Ukhta, Rep´┐Żblica Komi) s´┐Żlo queda el pabell´┐Żn de celdas punitivas, ahora un oficina de un mec´┐Żnico de autos armenio. ´┐Żl dej´┐Ż las rejas de las ventanas tal cual estaban, con la esperanza, seg´┐Żn ´┐Żl, de que "Solzhenitsyn compre mi propiedad". El lagpunkt[2] agr´┐Żcola de Aizherom, en Lokchimlag, no queda nada, excepto, una vez m´┐Żs, las celdas de castigo hoy transformadas en la residencia de varias familias. Uno de los ancianos que viven all´┐Ż elogia la solidez de una de las puertas. ´┐Żsta todav´┐Ża tiene en el centro un gran "agujero de Judas" para que los guardias espiaran a los presos y les arrojaran raciones de pan.

 

La longevidad de esos pabellones son el testimonio de la solidez de la construcci´┐Żn. Siendo frecuentemente las ´┐Żnicas obras de mamposter´┐Ża en un campo de madera, eran el ´┐Żrea de prisi´┐Żn dentro de la zona de prisi´┐Żn. "Una edificaci´┐Żn sombr´┐Ża de piedra" fue como un preso describi´┐Ż el pabell´┐Żn punitivo en su campo. "Portones externos, portones internos, centinelas armados en cada esquina"[3].

 

En la d´┐Żcada de 1940, Mosc´┐Ż emiti´┐Ż instrucciones minuciosas, describiendo tanto la construcci´┐Żn de las celdas punitivas como las normas para los condenados a vivir all´┐Ż. Cada lagpunkt (o grupo de lagpunkts, en el caso de los menores) ten´┐Ża un pabell´┐Żn punitivo, en general en las afueras de la zona de prisi´┐Żn o, si estaban dentro, "cercadas por una cerca infranqueable" a alguna distancia de las otras edificaciones del campo. De acuerdo con un prisionero, esa restricci´┐Żn tal vez no fuese necesaria, ya que muchos prisioneros procuraban evitar la celda punitiva "rode´┐Żndola a distancia, ni siquiera mirando en direcci´┐Żn de aquellas paredes de piedra cenicienta, interrumpidas por la abertura que parec´┐Ża exhalar un vac´┐Żo oscuro y helado"[4].

 

Todo el complejo de campos deb´┐Ża tener un pabell´┐Żn central de celdas de castigo cerca de la sede (Magadan, Vorkuta, Norilsk). En la realidad, ese pabell´┐Żn central era muchas veces una cadena enorme, que conforme a las normas, "debe estar en el lugar lo m´┐Żs distante posible de las regiones habitadas y de las v´┐Żas de transporte, ser bien custodiadas y asegurar completo aislamiento. La guardia debe componerse s´┐Żlo de los francotiradores m´┐Żs confiables, disciplinados y expertos, seleccionados entre los trabajadores libres". Tales cadenas centrales conten´┐Żan tanto celdas comunes como solitarias. Esas ´┐Żltimas ten´┐Żan que ser de una construcci´┐Żn especial, aparte, y eran reservadas a "elementos particularmente nocivos". Los presos mantenidos en aislamiento no eran llevados a trabajar. Adem´┐Żs, les quedaba vedado todo tipo de ejercicio, aparte de tabaco, papel y f´┐Żsforos. Eso ven´┐Ża a acrecentar las restricciones "ordinarias" que se aplicaban a quien estaba en las celdas comunes: nada de cartas, ni de remesas de afuera, ni de visitas de familiares"[5].

 

A primera vista, la existencia de celdas punitivas parece contradecir los principios econ´┐Żmicos generales en que se basaba el Gulag. Mantener edificaciones especiales y guardias adicionales era caro. Mantener detenidos lejos del trabajo era un desperdicio. Todav´┐Ża desde el punto de vista de la administraci´┐Żn de los campos, las celdas eran no una forma extra de tortura sino parte integral del vasto esfuerzo para hacer que los presos rindieran m´┐Żs. Junto con las raciones reducidas, el r´┐Żgimen punitivo se destinaba a (1) intimidad a los otkazchiki, los que se rehusaban a trabajar; y (2) castigar a los perpetradores de alg´┐Żn crimen en el campo, como el homicidio o tentativa de fuga.

 

Dado que esos dos tipos de delito tend´┐Żan a ser cometidos por distintos tipos de prisioneros, las celdas punitivas, en algunos campos, ten´┐Żan un ambiente extra´┐Żo. Por un lado estaban repletas de bandidos profesionales, m´┐Żs propensos a matar y escapar. Por otro lado, sin embargo, otra categor´┐Ża comenz´┐Ż a llenarlas: los presos religiosos, tanto hombres como mujeres, las monashki, "monjas" que, por principio, tambi´┐Żn se negaban a trabajar para el Satan´┐Żs sovi´┐Żtico. La finlandesa Aino Kuusinen, por ejemplo, estaba en un lagpunkt de Potma cuyo comandante construy´┐Ż un barrac´┐Żn de castigo s´┐Żlo para las mujeres profundamente religiosas que "se rehusaban a trabajar y pasaban el tiempo rezando el voz alta y entonando himnos". Ellas no com´┐Żan con las otras prisioneras; en vez de eso, recib´┐Żan raciones disciplinarias en aquel barrac´┐Żn. Dos veces al d´┐Ża, guardias armados las acompa´┐Żaban a las letrinas. "De tiempo en tiempo, el comandante las visitaba con el l´┐Żtigo en la mano, y gritos agudos de dolor resonaban en el barrac´┐Żn; ellas sol´┐Żan ser desnudadas antes de ser azotadas, pero ninguna crueldad consegu´┐Ża hacerlas desistir de las oraciones y de los ayunos". Acababan siendo llevadas a pesar de todo. Aino cre´┐Ża que hab´┐Żan sido fusiladas[6].

 

Otros tipos de "refractarios" inveterados tambi´┐Żn iban a parar a celdas punitivas. Adem´┐Żs, la propia existencia de esas celdas impon´┐Ża una lecci´┐Żn a los presos: pod´┐Żan o trabajar, o quedarse algunos d´┐Żas all´┐Ż, con raciones cada vez menores, sufriendo fr´┐Żo e incomodidad, pero no asistiendo a los bosques y otros lugares de trabajo. Lev Razgon narra la historia del conde Tyszkiewicz, arist´┐Żcrata polaco que, vi´┐Żndose en un campo maderero siberiano, calcul´┐Ż que no sobrevivir´┐Ża con las raciones entregadas y simplemente se neg´┐Ż a trabajar. Estim´┐Ż que as´┐Ż ahorrar´┐Ża las fuerzas, incluso recibiendo apenas la raci´┐Żn disciplinaria.

 

"Toda ma´┐Żana, antes que las columnas de zeks se alineasen en el patio y los presos fuesen conducidos marchando afuera al campo, dos carceleros sacaban a Tyszkiewicz a la celda punitiva. Cabello corto y gris le cubr´┐Ża el rostro y la cabeza rapada, y vest´┐Ża los restos de un antiguo capote, pero sin polainas. El oficial encargado de seguridad del campo daba inicio a la reprimenda did´┐Żctica diaria: "Pues bien, conde de m..., est´┐Żpido de m..., ´┐Żva o no va a trabajar?".

 

"No, se´┐Żor, no puedo trabajar", respond´┐Ża el conde con voz muy firme.

 

"Ah, no puede, ´┐Żes eso, m...?".

 

El oficial entonces explicaba p´┐Żblicamente al conde lo que pensaba de ´┐Żl y de sus parientes pr´┐Żximos y distantes y lo que har´┐Ża luego con ´┐Żl, muy pronto. Ese espect´┐Żculo diario era fuente de satisfacci´┐Żn general para los otros detenidos"[7].

 

Pero, aunque Razgon cuente la historia con humor, tal estrategia era muy arriesgada, pues el r´┐Żgimen de castigo no era concebido para ser agradable. Oficialmente, las raciones disciplinarias diarias para presos que no cumpl´┐Żan las metas eran de 300 gramos de "pan negro de centeno", 5 gramos de harina, 25 gr. de trigo cerraceno o macarr´┐Żn, 27 gramos de carne y 170 gramos de papa. A pesar de que esa ya fuese una cantidad ´┐Żnfima de comida, los presos que quedaban en las celdas punitivas recib´┐Żan todav´┐Ża menos: 300 gramos de aquel pan negro al d´┐Ża, m´┐Żs agua caliente y "alimento l´┐Żquido caliente" (o sea, sopa) s´┐Żlo una vez cada tres d´┐Żas[8].

 

A pesar de esto, para la mayor´┐Ża de los presos el aspecto m´┐Żs desagradable del r´┐Żgimen punitivo no estaba en el tormento f´┐Żsico - la edificaci´┐Żn aislada, la comida miserable -  sino en los otros suplicios que daban los caprichos del comando central. Las literas compartidas, por ejemplo, pod´┐Żan ser sustituidas por un simple banco. O el pan pod´┐Ża ser hecho con cereal no procesado. O, entonces, el "alimento l´┐Żquido caliente" pod´┐Ża ser incluso mucho m´┐Żs aguado. Janusz Bardach fue puesto en una celda de castigo cuyo piso quedaba cubierto de agua y cuyas paredes h´┐Żmedas estaban cubiertas de hongos:

 

"Mi ropa interior ya estaba mojada, y yo temblaba. Sent´┐Ża rigidez y calambres en el cuello y los hombros. La madera del banco, bruta y empapada, se estaba pudriendo, principalmente en los bordes [...] el banco era tan estrecho que yo no pod´┐Ża estar de espaldas y, cuando quedaba de lado, las piernas colgaban del borde; ten´┐Ża que mantenerlas dobladas todo el tiempo. Era dif´┐Żcil incluso decidir de qu´┐Ż lado estar: de un lado la cara quedaba apretada contra la pared; del otro, la espalda quedaba mojada"[9].

 

La humedad era com´┐Żn, tanto como el fr´┐Żo. Aunque las normas determinasen que la temperatura en las celdas punitivas no pod´┐Ża ser inferior a 16´┐Ż, el cumplimiento era descuidado con frecuencia. Gustav Herling recordar´┐Ża que, en su pabell´┐Żn de castigo, "las ventanas de las peque´┐Żas celdas no ten´┐Żan ni vidrios ni tablas, de modo que la temperatura nunca era m´┐Żs alta que all´┐Ż afuera". Herling describi´┐Ż otros medios por los cuales las celdas eran concebidas para crear incomodidad:

 

"Mi celda era tan baja que yo consegu´┐Ża tocar el techo con la mano [...] era imposible sentarme en la litera de arriba sin doblar la espalda contra el techo; s´┐Żlo se pod´┐Ża entrar en la de abajo con un movimiento de inmersi´┐Żn, y para salir era preciso pararse en la madera, como un nadador en un banco de arena. La distancia entre el borde de la litera y el balde sanitario en la puerta era menos que un paso normal"[10].

 

Los comandantes de campo tambi´┐Żn estaban autorizados a decidir si los presos usar´┐Żan ropa en la celda (muchos eran mantenidos s´┐Żlo con ropa interior) y si los mandar´┐Żan a trabajar. Cuando los presos no trabajaban, permanec´┐Żan en el fr´┐Żo de las celdas todo el d´┐Ża sin ejercicio. Cuando trabajaban pasaban mucha hambre. Nadezhda Ulyanovskaya qued´┐Ż un mes a base de raciones disciplinarias, y a´┐Żn as´┐Ż le hicieron trabajar. "Viv´┐Ża con ganas de comer", escribir´┐Ża. "Comenc´┐Ż a hablar s´┐Żlo de comida"[11]. Por los cambios frecuentemente inesperados en el r´┐Żgimen punitivo, lo spresos mor´┐Żan de miedo de ser mandados a las celdas. "All´┐Ż los prisioneros lloraban como beb´┐Żs, prometiendo ser buenitos s´┐Żlo para salir", escribir´┐Ża Herling[12].

 

En los complejos mayores, hab´┐Żan tipos diversos de tormentos: no s´┐Żlo celdas punitivas, sino tambi´┐Żn barracones y hasta lagpunkts punitivos. En 1933, el Dmitlag, campo que construy´┐Ż el Canal Mosc´┐Ż-Volga, estableci´┐Ż un "lagpunkt de r´┐Żgimen estricto" para los "refractarios al trabajo, fugitivos, ladrones y otros". A fin de garantizar la seguridad, la jefatura de campo prescribi´┐Ż que el nuevo lagpunkt tuviera doble valla de alambre de p´┐Żas; que guardias adicionales condujesen a los presos al trabajo; y que los presos hiciesen trabajo manual pesado en lugares donde fuese dif´┐Żcil escapar"[13].

 

M´┐Żs o menos en la misma ´┐Żpoca, Dalstroi construy´┐Ż un lagpunkt disciplinar que, al final de los a´┐Żos de 1930 se convertir´┐Ża en uno de los m´┐Żs infames del Gulag: Serpantinnaya (o Serpantinka), al costado septentrional de los montes por encima de Magadan. Cuidadosamente situado para recibir poco sol, m´┐Żs fr´┐Żo y m´┐Żs oscuridad que los otros campos del complejo (localizados en los valles de suyo muy fr´┐Żos y oscuros durante gran parte del a´┐Żo), el campo punitivo de Dalstri era m´┐Żs fortificado que los otros lagpunkts y tambi´┐Żn sirvi´┐Ż de local de ejecuci´┐Żn en 1937 y 1938. Su nombre era usado para amedrentar a los presos, que igualaban la idea de Serpantinka a una sentencia de muerte[14]. Uno de los poqu´┐Żsimos sobrevivientes describir´┐Ża el alojamiento como "tan sobrepoblado que los prisioneros rezaban para sentarse en el suelo, mientras los otros restantes permanec´┐Żan de pie. Por la ma´┐Żana, la puerta se abr´┐Ża y llamaban entre diez y doce prisioneros por el nombre. Nadie respond´┐Ża. Ah´┐Ż, los primeros que estaban a mano eran arrastrados para afuera y fusilados"[15].

 

En realidad, se sabe muy poco sobre Serpantinka, en buena parte porque sobrevivi´┐Ż muy poca gente como para decir lo que era ese campo. Se sabe a´┐Żn menos sobre los lagpunkts de castigo establecidos en otros lugares; por ejemplo, el de Iskitim (del complejo de Siblag), construido en una cantera de piedra caliza. All´┐Ż, los presos trabajaban sin maquinaria ni equipamiento, excavando con las propias manos. Tarde o temprano el polvo mataba a muchos, y derivaba en enfermedades pulmonares y otros problemas respiratorios[16]. Anna Larina, la joven esposa de Bukharin, fue encarcelada all´┐Ż durante un breve per´┐Żodo. La mayor parte de los dem´┐Żs prisioneros (y muertos) de Iskitim contin´┐Ża an´┐Żnima[17].

 

No fueron sin embargo olvidados del todo. El sufrimiento de los cautivos afect´┐Ż tan profundamente la imaginaci´┐Żn del pueblo de Iskitim que, muchas d´┐Żcadas despu´┐Żs, el surgimiento de una nueva fuente de agua en una colina al lado del antiguo campo ser´┐Ża recibida como un milagro. Dado que el barranco abajo de la fuente era, seg´┐Żn la tradici´┐Żn local, lugar de ejecuci´┐Żn en masa de los prisioneros, los habitantes cre´┐Żan que el agua santa era la manera por la cual Dios decidi´┐Ż mantener vivo el recuerdo de aquellos muertos. Un d´┐Ża silencioso y helado al final del invierno siberiano, cuando el suelo a´┐Żn estaba cubierto por un metro de nieve, pueden verse grupos de fieles subiendo el cerro hasta la fuente, llenar botellas y vasos de pl´┐Żstico con el agua limpia y beberla reverentemente, a veces mirando, de modo solemne, barranco abajo.

 


Notas:

[*] De "Gulag. Una historia de los campos de prisioneros sovi´┐Żticos". Anne Applebaum. Editorial Sinergia. 2009.

[1] Reeditado en ´┐ŻEl manual del Gulag´┐Ż. Rossi. p´┐Żg. 460.

[2] Peque´┐Żo campo de trabajo.

[3] "Lagernyivrach". Kaufman, A. l. Tel Aviv. 1973. p´┐Żg. 249.

[4] "Un mundo aparte". Herling, Gustav. Trad. Andrzej Ciolkosz. Londres. 1951. p´┐Żg. 199.

[5] Garf (Archivo del EStado de la Federaci´┐Żn Rusa). Mosc´┐Ż. 9401/12/316.

[6] "Los anillos del destino". Kuusinen, Aino. Trad. Paul Stevenson. Nueva York. 1974. p´┐Żgs. 201-2.

[7] "Historias verdaderas". Razgon, Lev. Mosc´┐Ż. 1989. p´┐Żgs. 139-40.

[8] Garf (Archivo del EStado de la Federaci´┐Żn Rusa). Mosc´┐Ż. 9401/1/713 e 9401/12/316.

[9] "El hombre es un lobo para el hombre: sobreviviendo el Gulag de Stalin". Bardach, Janusz (con Kathleen Gleeson). Londres. 1998. p´┐Żg. 213-15.

[10] "Un mundo aparte". Herling, Gustav. Trad. Andrzej Ciolkosz. Londres. 1951. p´┐Żgs. 199-200.

[11] "Istoriya odnoisemyi". Ulyanovskaya, Nadezhda y Maya. Nueva York. 1982. p´┐Żg. 358.

[12] "Un mundo aparte". Herling, Gustav. Trad. Andrzej Ciolkosz. Londres. 1951. p´┐Żg. 200.

[13] Garf (Archivo del EStado de la Federaci´┐Żn Rusa). Mosc´┐Ż. 9489/2/5.

[14] "Capital del Gulag: Magadan en el inicio de la era de Stalin, 1929-1941". Nordlander, David. UNC Chapei Hill. 1997. p´┐Żgs. 230-31.

[15] "Mi viaje". Adamova-Sliozberg, Olga. Mosc´┐Ż. 1993. p´┐Żg. 66.

[16] Svetlana Doinisena, directora del museo de historia de Iskitim, entrevista con la autora, 1 de marzo de 1999.

[17] "Lagernaya Pyl". en Vozvrashcheniepamyati, vol. 1. L. Samakhova. p´┐Żgs. 38-42.
 

 

 

ALERTALIBROS

 Tomo n´┐Ż 12 de la obra "El Terror Rojo": Escalofriante experiencia en una de las m´┐Żs atroces dictaduras militares comunistas. Laos - la tierra del mill´┐Żn de elefantes ´┐Ż fue sometida por Pathet Lao, con la ayuda de la URSS y Vietnam, al terror salvaje y criminal. Barbarie, pobreza, represi´┐Żn y genocidio marcan hasta hoy al pa´┐Żs con menor libertad econ´┐Żmica del mundo...

Leer online Descargar

 

ALERTAIMAGEN

 Bielorrusia

Residentes de Minsk, "ajusticiados" con horca de parte de los comunistas por haber ayudado de alguna forma, aunque fuese insignificante, a los prisioneros de guerra. 1941.

 

  ALERTA 360 INTERNACIONAL

 

ALERTA 360 INTERNACIONAL´┐Ż

Buenos Aires - Santiago - Sao Paulo - Madrid - Nueva York

 

 

Necesidades urgentes

 

 

Publicaciones

 

El Terror Rojo. M´┐Żs 60 tomos,

miles de p´┐Żginas, fuentes y

gr´┐Żficos. An´┐Żlisis y cifras.

 

Cifras de V´┐Żctimas

 

´┐Żndice Mundial de Victimizaci´┐Żn.

Cuadros tem´┐Żticos

a nivel global o nacional.

 

Suscripci´┐Żn

 

Reciba c´┐Żmodamente en su correo libros y novedades.

Semanal | Gratis

 

     

 

Alerta 360 Internacional´┐Ż es una organizaci´┐Żn ciudadana de car´┐Żcter independiente

y sin ´┐Żnimo de lucro. Depende de la cooperaci´┐Żn del p´┐Żblico

para su subsistencia aut´┐Żnoma de grandes intereses.

Su objetivo es informar y promover debates positivos

en torno a los grandes focos de crisis.

 

´┐Ż 2009 by Alerta 360 Internacional´┐Ż. Todos los derechos reservados.