Inicio

Acerca de AI

Art´┐Żculos

Investigaciones

Multimedia

Donaciones

 

 

 

 

 

AI | Alerta 360 Internacional

LUCHANDO CONTRA LA DESINFORMACI´┐ŻN

 

 

 

 

 

 

 
 

 NUESTRAMISI´┐ŻN >

´┐Ż Luchar contra la total impunidad que otorga la desinformaci´┐Żn.

´┐Ż Promover debates positivos.

´┐Ż Alertar crisis.

ALERTAOBRAS >

 

 El Terror Rojo

La mayor investigaci´┐Żn sobre cr´┐Żmenes del comunismo en el mundo. Entrega fascicular.
 

´┐Żltimas publicaciones:

´┐Ż  Mozambique | (1975-1994)
´┐Ż  Corea del Norte | (1949-hoy)
´┐Ż
  Letonia | (1940-1991)
´┐Ż  Nicaragua | (1979-1990)

 

 ALERTAMUNDO >

 

´┐Ż Europa

´┐Ż Asia

´┐Ż ´┐Żfrica

´┐Ż Am´┐Żrica

 ALERTAINTERNACIONAL >

 

´┐Ż Investigaciones

´┐Ż Testimonios y relatos

´┐Ż Biograf´┐Żas

´┐Ż Art´┐Żculos

´┐Ż Citas

´┐Ż Glosario
´┐Ż Lecturas

´┐Ż Multimedia

  ALERTACONTACTO >

 

´┐Ż ´┐Żnase a AI360 hoy

 
´┐Ż Escr´┐Żbanos
 

´┐Ż Mapa del sitio

 

´┐Ż S´┐Żganos en:

 

Facebook

Twitter

 
ALERTAIDEA

DONACIONES

Su aporte en dinero, trabajo o contactos es FUNDAMENTAL para continuar luchando.

Toda cooperaci´┐Żn es ´┐Żtil.

   

Aporte ahora

   

 

myspace live counter
 

 

 
   
   
 

 

TESTIMONIOS Y RELATOS

 

 

ARCHIVO DOCUMENTAL | por Alerta Internacional

 

Memorias de deportadas
´┐Żltima modificaci´┐Żn: 24 de agosto de 2011 | Descargar en formato PDF

 

(De "De la voz de los deportados: La deportaci´┐Żn masiva de
letones del 14 de junio de 1941"
. Irene Elksnis Geisler.
Foro de historia oral 29 (2009). Western Michigan University
)

 

Valerija Sieceniece, Alma Dreimane y Hilda Zemzare estaban entre los deportados del 14 de junio que dejaron la historia de sus vidas con el proyecto de Historia Oral Nacional Letona[1]. Por su parte, Ruta U. dej´┐Ż un registro escrito en la forma de memoria. Era una joven letona tambi´┐Żn exiliada a Siberia el 14 de junio como miembro de la familia de un supuesto "enemigo del estado".

 

Las autoridades sovi´┐Żticas arrestaron a Ruta, de catorce a´┐Żos, en su casa junto con sus hermanas, de doce y nueve a´┐Żos, y su madre y abuela. Por cinco a´┐Żos sufri´┐Ż hambre, fr´┐Żo y duro trabajo antes de que se le permitiera regresar a Letonia, s´┐Żlo para ser deportada otra vez unos pocos a´┐Żos m´┐Żs tarde.

 

Cuando la liberaron su salud estaba destruida, y Ruta muri´┐Ż en 1957. Ella registr´┐Ż sus tempranas experiencias en un diario que amigos americanos de la familia sacaron de contrabando fuera de la Letonia dominada por los sovi´┐Żticos en 1967. El "Querido Dios, yo quer´┐Ża vivir" de Ruta U. fue publicado originalmente en let´┐Żn en 1977 y traducido al ingl´┐Żs en 1980, usando s´┐Żlo la primera inicial del nombre de su autora para proteger a su padre y hermanas, que todav´┐Ża viv´┐Żan y estaban bajo el sistema. Su memoria es un importante y ´┐Żnico suplemento de las experiencias de su tiempo. La integraci´┐Żn de este diario publicado con las historias de vida colectadas expanden las experiencias representadas incluyendo la voz de una chica joven, raramente incorporada, y frecuentemente desatendida en los an´┐Żlisis hist´┐Żricos tradicionales.

 

En Letonia, las autoridades sovi´┐Żticas usualmente separaban a los hombres de sus familias, muchos permanentemente, y los encerraban en vagones de transporte separados para deportarlos. Grupos operativos a cargo de las deportaciones transfer´┐Żan a esos prisioneros a los campos de trabajo reformatorio llamados Gulag, donde sus casos eran supuestamente investigados. Entonces sentenciaban a los prisioneros a muerte o a 5-10 a´┐Żos de encarcelamiento en campos de trabajo forzado.

 

De los 5.263 hombres arrestados el 14 de junio de 1941, un estimado de 700 fueron disparados, mientras 3.441 murieron encarcelados. Por tanto, alrededor de un quinto sobrevivi´┐Ż al encarcelamiento.

 

Al mismo tiempo, el sistema sovi´┐Żtico exiliaba a los miembros de la familia de los arrestados sin siquiera la pretensi´┐Żn de un juicio o investigaciones, transfiri´┐Żndolos a remotos distritos en Siberia o Kazajst´┐Żn. El arresto de la cabeza de familia serv´┐Ża como base para la deportaci´┐Żn de los familiares restantes[2].

 

Las autoridades sovi´┐Żticas generalmente daban a las familias enteras menos de una hora para prepararse para el viaje. Pocas personas entend´┐Żan lo que les estaba pasando. Los guardias sovi´┐Żticos permit´┐Żan que los deportados llevasen consigo s´┐Żlo lo que podr´┐Żan cargar y el Estado confiscaba todo lo que quedaba detr´┐Żs. Este proceso indudablemente dej´┐Ż un impacto psicol´┐Żgico en los deportados y es mencionado por muchos prisioneros como una experiencia de cambio absoluto de vida, una transformaci´┐Żn de lo familiar a la abrupta ambig´┐Żedad de lo que vendr´┐Ża. No hab´┐Ża tiempo para reflexionar, y los deportados ya no ten´┐Żan control sobre sus propios futuros[3].

 

Los cuatro relatos bajo investigaci´┐Żn aqu´┐Ż comienzan antes del evento traum´┐Żtico, en un tiempo en que las v´┐Żctimas no estaban conscientes de la tormenta que se avecinaba. Miraban las cosas pasar a otros pero todav´┐Ża con relativa normalidad. Ruta U. recuerda que toda la noche del 13 al 14 de junio escuch´┐Ż camiones, muchos m´┐Żs de los normales, yendo y viniendo. Tras el desayuno ella y su madre salieron al mercado, dejando a sus dos hermanas menores en casa. El punto de inicio de su narraci´┐Żn cuenta algo sobre la experiencia emocional de la deportaci´┐Żn como un episodio traum´┐Żtico en su vida. El contraste entre la vida ordinaria yendo al mercado, y el arresto y terror de la subsiguiente deportaci´┐Żn es muy remecedor en su relato.

 

Mientras Ruta y su madre caminaban, un cami´┐Żn tras otro las pasaban, todos cargados con gente y sus pertenencias: "Mujeres y ni´┐Żos estaban sollozando y lloriqueando (...) Los camiones proced´┐Żan lentamente, deliberadamente; los n´┐Żmeros de las casas eran chequeados. Los hombres buscaban cierta direcci´┐Żn (...) De pronto, un cami´┐Żn se detuvo, justo en nuestra puerta (...) Totalmente desconcertada, me par´┐Ż all´┐Ż, incapaz de moverme. Comenc´┐Ż a temblar, con escalofr´┐Żos"[4].

 

Ocho guardias irrumpieron en la casa de Ruta. Le dijeron a ella, a su madre, abuela y las dos hermanas que empacaran unas pocas cosas necesarias y estuvieran listas para salir, pero no les dijeron a d´┐Żnde las llevar´┐Żan. Seg´┐Żn Ruta, las mujeres llenaron maletas y sacos con pertenencias y rellenaron cestas de mimbre con comida. "Los chekistas nos apuraban para que termin´┐Żramos y subi´┐Żramos al cami´┐Żn"[5].

 

En el caso de Alma Dreimane, le dijeron que simplemente ten´┐Ża que ir a Tukums, una ciudad en Letonia, a firmar algunos papeles. Esta madre de treinta y dos a´┐Żos dej´┐Ż a sus hijas, golpeadas por la fiebre escarlata, detr´┐Żs en Letonia con la abuela. Que le dijeran que ten´┐Ża que firmar papeles era un gran contraste con los horrores que seguir´┐Żan. En su entrevista oral, Dreimane recuerda su detenci´┐Żn:

 

"Luego viene un hombre... Dice: "Tiene que venir a casa. Tiene que ir a Tukums a firmar algunos documentos all´┐Ż"... Y ahora... Bien, si debo ir, entonces debo ir. Entonces voy. ´┐Żl me sigue detr´┐Żs, en lugar de a mi lado. En la casa de un vecino hay un hombre joven, un compa´┐Żero m´┐Żo de clase. En ese momento est´┐Ż trabajando, arando. Vamos a donde ´┐Żl est´┐Ż trabajando, a la orilla del camino. Y ´┐Żl me dice: "Querida Alma, ´┐Ża d´┐Żnde est´┐Żs yendo?". Yo le digo: "No s´┐Ż a d´┐Żnde me est´┐Żn llevando. Si me pondr´┐Żn en prisi´┐Żn o me disparar´┐Żn". Sus manos caen a los lados. Y el otro hombre masculla tras mi espalda. Pero lo principal era la caminata de ´┐Żl sigui´┐Żndome detr´┐Żs. S´┐Ż. Veo en el camino un cami´┐Żn lleno. Soy la ´┐Żltima. Entonces entramos para que busque cosas... Veo que tambi´┐Żn tienen ni´┐Żos peque´┐Żos.

 

Entrevistador, Baiba Bela Krumina: ´┐ŻEn el cami´┐Żn?

 

Alma: S´┐Ż. Ahora yo... no entiendo. No entiendo... qu´┐Ż llevar y qu´┐Ż dejar.

 

E: ´┐ŻY le han dicho que s´┐Żlo ser´┐Ż llevada a Tukums para firmar algunos documentos, nada m´┐Żs?

 

Alma: S´┐Ż. Y un ruso est´┐Ż dici´┐Żndome que tome todas mis pertenencias. El oficial ruso.

 

E: ´┐ŻY qu´┐Ż le dice? ´┐ŻNo le dice que ser´┐Ż llevada lejos?

 

Alma: Bien, dice: "Lleve algo". Tomo una almohada, una manta y una s´┐Żbana. ´┐Żl dice: "Lleve toda la ropa del lecho". Usted sabe, me fui s´┐Żlo con las ropas en mi espalda´┐Ż[6].

 

Los guardias llevaban a los prisioneros como si fueran animales, en vagones de ganado y de carga, en los cuales pasaban varias semanas, algunos incluso meses. Ruta U. recuerda que en su carro hab´┐Ża cuatro camastros, dos a cada extremo. Sin embargo, hab´┐Ża m´┐Żs de treinta personas en el vag´┐Żn ya, y todo el d´┐Ża llegaron nuevos prisioneros. La comida no era provista regularmente. A pesar de la dureza, el relato de Ruta es una evidencia de la benevolencia humana y el mutuo apoyo entre los deportados en esta hora traum´┐Żtica. Su historia muestra la determinaci´┐Żn por preservar la humanidad en medio de lo insoportable. En ese vag´┐Żn de ganado su familia con frecuencia vivi´┐Ż de la generosidad de otros prisioneros, algunos de ellos extra´┐Żos. Un peque´┐Żo episodio del arresto es significativo y permaneci´┐Ż con Ruta como una tenue esperanza en sus luchas. Ella cre´┐Ża que su padre hab´┐Ża escapado.

 

"Antes de nuestra partida un chekista vino corriendo y se detuvo fuera del carro, llamando a mi padre por su nombre. ´┐ŻEntonces no hab´┐Ża sido encontrado! Nuestros corazones se aliviaron, porque ahora hab´┐Ża esperanza de que quiz´┐Żs pudiera salvarse y quedarse en Letonia. Una situaci´┐Żn que bien podr´┐Ża apresurar nuestro retorno. Poco despu´┐Żs de la medianoche del 15 de junio dejamos Riga, dirigi´┐Żndonos a destino desconocido, y un futuro desconocido. La noche era oscura y llena de terror... ´┐ŻTanta tristeza y aflicci´┐Żn! Parec´┐Ża como si esa noche toda la tierra letona estuviera temblando con dolor y l´┐Żgrimas´┐Ż[7].

 

El tren fue lentamente a Siberia. En el camino los letones encontraron trenes cargados desde Lituania y Estonia. A trav´┐Żs de la peque´┐Ża y austera ventana Ruta pudo ver s´┐Żlo mujeres y ni´┐Żos. Como revelaba en su narraci´┐Żn de jovencita, se identific´┐Ż estoicamente con otros ni´┐Żos en su viaje, usualmente aquellos m´┐Żs peque´┐Żos y d´┐Żbiles que ella misma. Record´┐Ż que muchos ni´┐Żos peque´┐Żos en su vag´┐Żn perecieron en el camino, incapaces de soportar las miserables condiciones. Sus peque´┐Żos cuerpos fueron enterrados cerca de las v´┐Żas del tren. De hecho, muchas v´┐Żctimas murieron, especialmente los infantes, los enfermos y los ancianos.

 

Valerija Sieceniece recuerda en su entrevista la llegada: "Nuestra estaci´┐Żn final fue en Novosibirsk. Se nos hizo a todos tomar nuestras pertenencias y salir del tren. Yo baj´┐Ż (...). Estaba parada all´┐Ż con mis cosas, y de pronto Spilva corri´┐Ż hacia mi y dijo: "´┐ŻTu madre est´┐Ż aqu´┐Ż!". Dej´┐Ż todo y corr´┐Ż tan r´┐Żpido como pude y not´┐Ż una mujer peque´┐Ża y p´┐Żlida. Ca´┐Żmos una en brazos de la otra y nos abrazamos, y entonces tuve la energ´┐Ża para vivir"[8].

 

Sin embargo, casi inmediatamente los guardias sovi´┐Żticos forzaron otra vez a los prisioneros a entrar en un barco para llevarlos m´┐Żs profundamente dentro de Siberia. Despu´┐Żs de alrededor de un mes de viajar en tren y barco, finalmente alcanzaron su destino. Sieceniece contin´┐Ża describiendo su nuevo hogar y provisiones. Comunica los detalles del vestuario y la apariencia general de la gente que encontr´┐Ż a su llegada.

 

"Nos bajamos en una villa llamada Kuchi en la regi´┐Żn Parabel. All´┐Ż ten´┐Żamos que llegar. Los locales se hab´┐Żan reunido a lo largo de la costa del r´┐Żo. La vista era demasiado pat´┐Żtica. Estaban vestidos tan pobremente, todos con ropa sucia. ´┐ŻPuede imaginarlo? All´┐Ż no hab´┐Ża colores. Estaban demacrados. Los ni´┐Żos descalzos y con los est´┐Żmagos hinchados, con grandes ojos en sus cabezas peque´┐Żas, vestidos con la chaqueta de su madre o su padre, tambi´┐Żn vinieron corriendo. Y todos miraban a esta gente con gran asombro...´┐Ż[9].

 

La lucha por la supervivencia

 

Hilda Zemzare fue exiliada al Territorio Krasnoyarsk[10] con su hija y su madre. Ella cuenta las luchas de casi 200 personas, casi todas mujeres y ni´┐Żos, que fueron llevadas a la villa de pescadores Agapitovo. Los deportados instalaron tiendas. "Ten´┐Żamos que ir a trabajar. Las balsas estaban congeladas en el Yenisei, y tuvimos que cortar y tirar grandes troncos a tierra (...). Tambi´┐Żn hab´┐Ża grandes fibras all´┐Ż. Las cortamos, luego las secamos y tejimos trenzas y cosimos algo as´┐Ż como zapatillas para usar en nuestros pies. No ten´┐Żamos nada, por supuesto, s´┐Żlo peque´┐Żos zapatos. Entonces estuvimos m´┐Żs tibias. As´┐Ż era"[11].

 

Ruta y su familia se refugiaron en un antiguo establo de ganado cuando no encontraron ning´┐Żn otro alojamiento. Las mujeres acomodaron un refugio para s´┐Ż mismas, una tarea t´┐Żpicamente masculina en la sociedad letona. Eliminaron el esti´┐Żrcol con sus manos y construyeron un techo con corteza de abedul. Luego cubrieron las vigas al descubierto con peque´┐Żas ramas y las rellenaron con pasto y arena. Despu´┐Żs pasaron barro por las paredes usando una peque´┐Ża pieza de madera para estirarlo.

 

"La tarea m´┐Żs importante fue la construcci´┐Żn de un horno. Pero, ´┐Żd´┐Żnde pod´┐Żamos conseguir ladrillos? No hab´┐Ża elecci´┐Żn sino hacerlos. Mezclamos barro, arena blanca y esti´┐Żrcol de caballo con agua (...). Despu´┐Żs de mezclarlo, lo aplastamos con los pies, hasta que el revoltijo estaba suficientemente liso como para usarlo. Lo vertimos en un molde, lo presionamos y lo dejamos sobre unos tablones. En el sol los ladrillos se secaron y endurecieron (...). Finalmente ten´┐Żamos suficientes ladrillos para un horno´┐Ż[12].

 

Seg´┐Żn Zemzare, los guardias chekistas le dieron a su grupo s´┐Żlo harina para comer y les dijeron a las mujeres que pescaran para tener comida, siendo una vez m´┐Żs una tarea tradicionalmente masculina en la cultura letona. Pero all´┐Ż s´┐Żlo hab´┐Ża unos pocos hombres ancianos en el campo de trabajo y algunos chicos. Las mujeres mezclaron la harina con agua y la frieron en un barril como pan sin levadura, y si no hab´┐Ża pan, con frecuencia no com´┐Żan.

 

Adem´┐Żs de las brutales condiciones de los campos, los guardias sovi´┐Żticos aterrorizaban a los deportados. Las raciones de comida eran escasas y no reemplazaban las calor´┐Żas gastadas a trav´┐Żs del trabajo al que les obligaban. Ruta U. dice que aquellos que hab´┐Żan tra´┐Żdo algunas reservas de comida pod´┐Żan usarlas, pero los restantes viv´┐Żan en la miseria. Entonces los deportados arrancaban hierbas, malas hierbas, ortigas y hac´┐Żan comidas con ellas. Pero poco tiempo despu´┐Żs ya no quedaban plantas comestibles disponibles.

 

"Nunca olvidar´┐Ż un momento que se me figur´┐Ż como el hambre m´┐Żs profunda y triste. Cuando recib´┐Żamos la raci´┐Żn mensual de pescado, no tir´┐Żbamos los huesos. Se guardaban, secaban en una olla y se consum´┐Żan. Un d´┐Ża mi peque´┐Ża hermana Maya se sent´┐Ż sola junto al fuego. En la peque´┐Ża sart´┐Żn que estaba sobre dos ladrillos, hab´┐Ża algunos huesos de pescado. Con gran cuidado los gir´┐Ż de un lado al otro, para apresurar su secado. Se sent´┐Ż all´┐Ż, con sus peque´┐Żas manos cruzadas en el regazo harapiento, sucio, esperando impacientemente por algo para comer. Incapaz de esperar m´┐Żs, levant´┐Ż los huesos uno por uno y los devor´┐Ż"[13].

 

La gente se fue debilitando y quedaba lisiada por la diarrea, el escorbuto, la malaria y la tuberculosis. Muchos no sobrevivieron al primer a´┐Żo. Zemzare describe un d´┐Ża en agosto:

 

"1942... en agosto, vinieron a recogernos. Est´┐Żbamos siendo llevados a pescar. El peque´┐Żo Janitis de Vera estaba enfermo, ten´┐Ża difteria. Minna Rubens estaba all´┐Ż. Nos llevaron a Nosoboyev. No hab´┐Żamos ido lejos cuando alguien vino corriendo detr´┐Żs nuestro, gritando que el Janitis de Vera hab´┐Ża muerto (...). Y entonces otro hombre jud´┐Żo se hab´┐Ża congelado, all´┐Ż en el Yenisei, hab´┐Ża ido a vender cosas a los otros koljoses (...). Cuando la se´┐Żora Lazdins muri´┐Ż, no s´┐Ż c´┐Żmo fue enterrada... Yo estaba muy enferma cuando la enterraron´┐Ż[14].

 

La hermana peque´┐Ża de Ruta, Maya, sufr´┐Ża de dolencias en la cabeza, y la nuca se le cubr´┐Ża de abscesos. Su cabello, pegado con pus, estaba infestado con piojos. Su hermana mayor, Dzidra, se puso extremadamente delgada, y todo su cuerpo estaba cubierto con for´┐Żnculos supurantes dolorosos. La abuela de Ruta muri´┐Ż poco despu´┐Żs de su llegada y su madre en 1943. Las hermanas m´┐Żs j´┐Żvenes fueron enviadas a un orfanato. As´┐Ż, la joven Ruta fue abandonada a su suerte, sin ser una adulta a´┐Żn pero considerada demasiado mayor para ser ubicada en una instituci´┐Żn, con 16 a´┐Żos.

 

S´┐Żlo un peque´┐Żo n´┐Żmero de los deportados en 1941 regresaron m´┐Żs tarde a Letonia. Como describi´┐Ż Zemzare:

 

"Familias completas murieron all´┐Ż. Familias completas murieron. Hab´┐Ża una familia llamada Ragailis, eran cinco, y probablemente todos murieron. La familia Ragailis. La familia Voicitis... casi todos murieron. Pusieron a la madre y al peque´┐Żo Andritis juntos en un ata´┐Żd. Valentina... no, Paulina se congel´┐Ż en el r´┐Żo. La se´┐Żora Lazdins era de Daugavpils, su hijo Konrads muri´┐Ż. El hijo de los Nice, Arnolds, muri´┐Ż. Alrededor de la mitad de la gente hab´┐Ża muerto para la primavera. Est´┐Żbamos en una especie de costa, y hab´┐Ża un valle y luego otra especie de colina. En esa colina hab´┐Ża un gran, gran agujero, y ellos llevaban a todos all´┐Ż y los tiraban en ese agujero - no pod´┐Żas cavar nada en el invierno - que era considerado el Norte, Agapitovo, que contaba como el norte. Arrastraban a todos all´┐Ż y los tiraban en ese agujero, sin ata´┐Żd ni nada, s´┐Żlo los tiraban all´┐Ż desnudos. Todav´┐Ża veo todo frente a m´┐Ż. Luego en la primavera cubr´┐Żan el agujero"[15].

 

Claramente, experimentar las muertes de tantas personas fue pasmoso para Hilda Zemzare. Ella recuerda v´┐Żvidamente que no s´┐Żlo murieron individuos, sino que familias enteras perecieron en esas circunstancias horrendas. Tantas almas se perdieron que pocos vivos quedaron para llorarlos. De hecho, el objetivo de la Uni´┐Żn Sovi´┐Żtica en ese exilio parec´┐Ża ser la erradicaci´┐Żn a trav´┐Żs de la hambruna masiva y la exposici´┐Żn en vez de la mera contenci´┐Żn[16].

 

Zemzare, incapaz de soportar que el cad´┐Żver de su madre quedara sin un funeral apropiado, condujo el entierro en desobediencia a las ´┐Żrdenes de la Cheka. Esta forma de resistencia que adoptaron algunos era con frecuencia una determinaci´┐Żn por conservar la humanidad.

 

"Est´┐Żbamos en el borde, y mi madre dorm´┐Ża en el lado derecho. Yo calentaba un ladrillo y lo pon´┐Ża en sus pies, sus pies siempre estaban muy fr´┐Żos. Y entonces una noche - ya era tarde - estaba calentando el ladrillo y poni´┐Żndolo en sus pies, y de pronto sent´┐Ż que no se estaba moviendo... Y ella hab´┐Ża muerto... y corr´┐Ż a ver a la Se´┐Żora Nice, mi vecina, por alguna ayuda. Hab´┐Ża cierta tienda, una tienda especial all´┐Ż, donde todos los muertos eran colocados. Mucha gente ya hab´┐Ża muerto... Los perros hab´┐Żan masticado las cabezas de aquellos que a´┐Żn no hab´┐Żan sido enterrados... de los muertos... esos perros de los pescadores. Y entonces la se´┐Żora Nice me ayud´┐Ż. Entonces fui a los pescadores, consegu´┐Ż algunos tablones, hice un peque´┐Żo ata´┐Żd. No s´┐Żlo usamos las tablas, sino que tambi´┐Żn pusimos aserr´┐Żn y otras cosas... El suelo estaba terriblemente congelado. Y entonces la se´┐Żora Kom y Maija Lazdina y Ksenija Fleiberga... todas fuimos a cavar la tumba. Se nos mostr´┐Ż d´┐Żnde estaban las tumbas. Pero obviamente no pudimos cavar muy profundo, y la hicimos superficial, superficial, porque todo el suelo estaba completamente congelado. Y entonces la pusimos en un trineo, estaba nevando. Y la enterramos all´┐Ż"[17].

 

Despu´┐Żs de la guerra, muchos deportados pidieron permiso de las autoridades sovi´┐Żticas para regresar a Letonia. La mayor´┐Ża de las peticiones fueron negadas. Sin embargo debido a la iniciativa y esfuerzos del personal del Departamento de Orfanatos del Ministerio de Educaci´┐Żn de Letonia, m´┐Żs de 1.300 ni´┐Żos fueron regresados a su hogar desde Siberia en 1946[18].

 

Entre los que regresaron estaban Ruta U. y sus hermanas. Ruta terminar´┐Ża sus memorias el 13 de octubre de 1950, un d´┐Ża en que casi fue arrestada nuevamente en su casa en Letonia, habiendo ya servido cinco a´┐Żos de trabajo forzado, para ser enviada otra vez al Gulag siberiano.

 

"´┐ŻTendr´┐Ż la suerte de quedarme en Letonia? Espero vivir lo suficiente para ver que el poder de los comunistas llegue a su fin. Pero ´┐Żpodr´┐Ż alguna vez olvidar que fueron responsables de que tantas vidas inocentes terminaran tr´┐Żgicamente en la desolada taiga Siberiana? ´┐ŻPor la muerte de mi madre y abuela, por la miseria de mis hermanas, y por los a´┐Żos perdidos de mi juventud? A veces me encuentro temblando con rabia y deseos de venganza. Pero, ´┐Żser´┐Ż arrastrada fuera de mi tierra otra vez? S´┐Żlo me queda un deseo. Espero que estas recolecciones, estas memorias de mis a´┐Żos juveniles en Siberia, sean le´┐Żdas por muchos"[19].

 

Notas:

[1] Mara Zirnite, "Archivo del Estado de Letonia - Deportados 1941,". El proyecto es parte de un esfuerzo por documentar los eventos inhumanos de las deportaciones durante la Segunda Guerra Mundial as´┐Ż como en el per´┐Żodo posguerra. El Instituto de Filosof´┐Ża y Sociolog´┐Ża de la Universidad de Letonia y los Archivos del Estado Let´┐Żn han compilado en conjunto m´┐Żs de 2.500 historias orales como parte de esta empresa. La colecci´┐Żn contiene grabaciones de audio de entrevistas de los deportados recolectadas desde fines de la d´┐Żcada de 1980.

[2] "La deportaci´┐Żn del 14 de junio de 1941 en Letonia". p´┐Żgs. 63-68.

[3] "Las nacionalidades sovi´┐Żticas deportadas," Kreindler. p´┐Żg. 391 / "El Gulag en la memoria". Irina Serbakova. En El lector de historia oral. eds. Robert Perks y Alistair Thomson. Londres: Routledge, 1998. p´┐Żg. 525 / "El testimonio de vidas: Narrativa y Memoria en Letonia post-sovi´┐Żtica". Vieda Skultans. Nueva York: Routledge. 1998. p´┐Żgs. 105-6.

[4] "Querido Dios, yo quer´┐Ża vivir". Ruta U.. Brooklyn, Nueva York: Gramatu Draugs. 1980. p´┐Żg. 10.

[5] Ib´┐Żd.

[6] "Entrevista con Alma Dreimane". Baiba Bela-Krumina. Fuentes de Historia Oral. Riga: Letonia: Izlase. 2004.

[7] "Querido Dios, yo quer´┐Ża vivir". Ruta U. p´┐Żg. 13.

[8] "Entrevista con Valerija Sieceniece". Mara Zirnite y Vilis Zirnitis. En , "Interview with Valerija Sieceniece," in Fuentes de Historia Oral. Riga: Letonia: Izlase. 2004.

[9] Ib´┐Żd.

[10] El territorio Krasnoyarsk cubre 2,34 millones de kil´┐Żmetros cuadrados, o el 13,6% de toda Rusia. El Territorio tiene varias zonas clim´┐Żticas, desde ´┐Żrtica a continental, y tiene desiertos ´┐Żrticos, tundra y bosque de tundra - en el norte, la taiga - en la parte central, y la estepa y bosque-estepa, en el sur.

[11] "Entrevista con Hilda Zemzare". Inta Kraskevica, Interview with Hilda Zemzare. Fuentes de Historia Oral. Riga, Letonia: Izlase. 2004.

[12] "Querido Dios, yo quer´┐Ża vivir". Ruta U. p´┐Żg. 29.

[13] Ib´┐Żd., p´┐Żg. 51.

[14] "Entrevista con Hilda Zemzare". Kraskevica.

[15] Ib´┐Żd.

[16] "El Gulag en la memoria". Serbakova. p´┐Żg. 523 / "La deportaci´┐Żn del 14 de junio en Letonia". Janis Riekstins. En "La historia escondida y prohibidabajo las ocupaciones sovi´┐Żtica y nazi 1940-1991". ed. Andris Caune, et al. Riga: Instituto de la Historia de Letonia. 2005. p´┐Żg. 70.

[17] "Entrevista con Hilda Zemzare". Kraskevica.

[18] "La deportaci´┐Żn del 14 de junio en Letonia". Riekstins. p´┐Żg. 72.

[19] "Querido Dios, yo quer´┐Ża vivir". Ruta U. p´┐Żg. 136.

 

 

 

ALERTALIBROS

 Tomo n´┐Ż 12 de la obra "El Terror Rojo": Escalofriante experiencia en una de las m´┐Żs atroces dictaduras militares comunistas. Laos - la tierra del mill´┐Żn de elefantes ´┐Ż fue sometida por Pathet Lao, con la ayuda de la URSS y Vietnam, al terror salvaje y criminal. Barbarie, pobreza, represi´┐Żn y genocidio marcan hasta hoy al pa´┐Żs con menor libertad econ´┐Żmica del mundo...

Leer online Descargar

 

ALERTAIMAGEN

 Bielorrusia

Residentes de Minsk, "ajusticiados" con horca de parte de los comunistas por haber ayudado de alguna forma, aunque fuese insignificante, a los prisioneros de guerra. 1941.

 

  ALERTA 360 INTERNACIONAL

 

ALERTA 360 INTERNACIONAL´┐Ż

Buenos Aires - Santiago - Sao Paulo - Madrid - Nueva York

 

 

Necesidades urgentes

 

 

Publicaciones

 

El Terror Rojo. M´┐Żs 60 tomos,

miles de p´┐Żginas, fuentes y

gr´┐Żficos. An´┐Żlisis y cifras.

 

Cifras de V´┐Żctimas

 

´┐Żndice Mundial de Victimizaci´┐Żn.

Cuadros tem´┐Żticos

a nivel global o nacional.

 

Suscripci´┐Żn

 

Reciba c´┐Żmodamente en su correo libros y novedades.

Semanal | Gratis

 

     

 

Alerta 360 Internacional´┐Ż es una organizaci´┐Żn ciudadana de car´┐Żcter independiente

y sin ´┐Żnimo de lucro. Depende de la cooperaci´┐Żn del p´┐Żblico

para su subsistencia aut´┐Żnoma de grandes intereses.

Su objetivo es informar y promover debates positivos

en torno a los grandes focos de crisis.

 

´┐Ż 2009 by Alerta 360 Internacional´┐Ż. Todos los derechos reservados.